empleados tiene el sistema de salud estatal según el presupuesto provincial. El conflicto es por el Convenio Colectivo de Trabajo.

Se espera otra jornada tensa tras la violencia de ayer en Neuquén

ATE realizará medidas sorpresivas. La marcha de ayer fue reprimida con balas de goma y gases. El gobierno anunció que denunciará a sindicalistas.

13 dic 2017 - 23:11
Comparte esta noticia

Y de repente, las calles de la ciudad se convirtieron en un campo de batalla. De un lado, los policías disparaban balas de goma y gases lacrimógenos. Del otro, trabajadores de ATE tiraban piedras. En los márgenes la gente miraba y discutía. “Tendrían que matarlos a todos”, decía un hombre. “Ya vas a ir a atenderte al hospital público”, le respondía una joven. “Somos trabajadores contra trabajadores”, se metía una mujer. Ayer, el gobierno y el gremio armaban la guerra y el resto de la sociedad hacía lo mismo.

La mañana en Casa de Gobierno había comenzado con algunos reclamos, pero tranquila. Hasta allí habían llegado manifestantes de Barrios de Pie, CCC, FOL, CTEP y Polo Obrero a protestar de manera pacífica. Pero de repente se sumó ATE y la temperatura comenzó a subir.

A las 11 se fueron y los trabajadores de ATE decían que los policías que estaban dentro de Casa de Gobierno les habían tirado un gas lacrimógeno. El aire ácido molestaba en los ojos y unos diez trabajadores lanzaban piedras sin parar hacia el patio de la sede oficial que da hacia la calle Roca.

Te puede interesar En fotos, así fue la violenta represión en Neuquén

En la puerta por la que se ingresa al Auditorio, quemaron neumáticos y con los contenedores del municipio armaron un corte de calle, en Roca y Santiago del Estero. Tres mujeres, arrancaban un tacho de basura y los cargaban de piedras que depositaban en medio de las calles. “Venimos hace años pidiendo un convenio de salud, no tenemos respuestas y juegan con nosotros”, dijeron mientras se ofuscaban porque las filmaban.

De repente, los policías vestidos de negro llegaron y se apostaron a una cuadra de distancia. La fila, con el paso de los minutos, se engrosó con más efectivos, a las 11:40 llegó la orden y avanzó.

Los manifestantes se replegaron a calle La Rioja entre Belgrano y Elordi y resistieron. Desde ese momento, durante cuatro horas, el enfrentamiento no paró.

Se protegían con los contenedores con ruedas y caminaban, como si fuera una película de guerra, a los gritos. Arrancaban los carteles de los edificios en construcción, lo usaban de escudo y avanzaban sobre la calle a piedrazos. La policía retrocedía. Las piedras repiqueteaban en el asfalto y de golpe, al revés, la policía disparaba y recuperaba el campo de batalla.

Pero el enfrentamiento, no tenía nada de épico. En medio de todo ese lío, los vecinos acostumbrados a las manifestaciones y tal vez con la lógica de que se trataba de una más, iban al oculista bajo una lluvia de piedras, seguían su rutina en esas calles que nadie se molestó en cortar previo a la represión.

A las 12 dejaron salir a los empleados de Casa de Gobierno. Bajaban los escalones de Roca y Rioja y corrían con espanto. Algunos iban en busca de sus vehículos y los encontraban destruidos.

Te puede interesar Finalizó la represión de la protesta en la Casa de Gobierno de Neuquén

Los comerciantes de la zona, con experiencia en estos conflictos, para esa hora, habían decidido cerrar. La quiniela de la esquina tenía la vidriera rota pero desde adentro, los empleados miraban el conflicto como en el cine.

En Belgrano y La Rioja, los contenedores de plástico ardían junto a algunas ruedas. Los bomberos intervinieron para apagar los focos. Entre el fuego, pasaron los colectivos de línea llenos de gente.

Por allí una mujer de unos 70 años con las bolsas de las compras protestaba. “Me sangra la camiseta. Que vergüenza que estén golpeando a trabajadores. Si Don Felipe los viera”, decía.

A las 15, las calles estaban regadas de piedras y un mediador de la fiscalía llegó a proponer la calma. Ofreció retirar a los efectivos de la policía y los trabajadores de ATE en asamblea resolvió continuar con las medidas de fuerza. Hoy a las 8 de la mañana decidirán cual será la acción sorpresiva a llevar adelante.

“Vamos a ir con los trabajadores a repudiar la presencia de Gutiérrez en todos los actos, de acá hasta que resuelvan”
Jorge Marillán,
secretario adjunto de ATE.

“Si no se atiende el conflicto, no va a haber paz”

El secretario General de ATE, Carlos Quintriqueo, le prodigó duras palabras al gobernador Omar Gutiérrez a quien acusó de “entablar el diálogo vía la represión”. “Si acá no se atienden los conflictos, no va a haber paz”, indicó.

Hizo un juego de palabras para indicar que cuando el mandatario habla de puertas abierta “en realidad cuando uno abre una puerta hay un policía reprimiendo”.

Ratificó la continuidad de las protestas que tendrán la modalidad de sorpresa desde las 8 de hoy.

El gremialista indicó que hubo descuentos masivos a los empleados agremiados a ATE e indicó que hubo algunos que no se sumaron al paro e igual sufrieron el descuento en sus haberes.

Hizo una lectura política de lo que pretende el gobernador para mostrarse frente al gobierno de Mauricio Macri. “Quiere ser funcional al macrismo con la política de ajuste”, dijo.

“Lo único que hace es inaugurar césped sintético en las canchas porque después la Provincia retrasa”, dijo y rechazó la presencia de grupos especiales de la policía cuando son convocados a una reunión.

Un mes y medio
43
son los días de paro que lleva el conflicto que desató la violencia de fin de año en la provincia.
13/12: incidentes en Casa de Gobierno en una marcha de estatales.
8/12: policía ingresa a la maderera MAM. Hieren al diputado Raúl Godoy.
30/11: reprimen ocupación de un lavadero y en el Castro Rendón.
26/11: desalojan a tercerizados y de ATE en el hospital Ramón Carrillo.
23/11: policías obligan a ATE a irse de las calles en la gobernación.
Tres semanas de violencia
Neuquén