Allen: se reiteran los piquetes contra YPF

No son más de 25 jóvenes los que se muestran en el lugar. En poco tiempo se transformaron en un dolor de cabeza para la empresa petrolera estatal, a la que le solicitan trabajo.

13 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Ocho piquetes en un puñado de meses, causas judiciales en marcha por los bloqueos a YPF en Allen, y la necesidad de trabajo por la que justifican cada una de sus acciones que impiden el normal desarrollo de las tareas de la compañía. Ese es el contexto en el que ayer el grupo de desocupados regresó a la protesta y volvió a interrumpir el paso en los cargaderos de agua y la planta de separación de hidrocarburos de YPF, en el área EFO.

No son más de 25 pero se muestran persistentes. En poco tiempo se transformaron en un dolor de cabeza para YPF y llegaron a despertar el rumor de que alguien – tal vez ligado a la política – los manda a “cortar” en época de elecciones. En el cara a cara niegan las acusaciones y aseguran que sólo buscan empleo.

Casi todos son jóvenes y dicen que no tienen trabajo. Y ven en la industria del petróleo y el gas la posibilidad de encontrar un empleo bien pago, cerca de sus casas. “Nosotros estamos acá cortando porque necesitamos que se respete la contratación de mano de obra local. Hace siete meses que pedimos trabajo y vemos cómo entra gente de afuera”, señaló Agustín Soria, uno de los desocupados que encabeza la protesta.

Miguel Sáez también es de Allen y se quedó sin trabajo cuando en Neuquén la UOCRA de esa provincia “barrió” a los obreros rionegrinos que trabajaban en una contratista. “Yo trabajaba en movimiento de suelo y flota pesada. Y acá estamos, tratando de hacer lo mismo que hacíamos en Neuquén y por lo que nos quedamos sin laburo”, contó. Miguel dice que el temor a que sobre sus espaldas recaiga una causa judicial por los cortes “siempre está, pero no tenemos otras opciones”.

Jorge Villanueva es otro de los desocupados que ayer estuvo en el piquete. Asegura que hubo muchas personas que no viven en Allen y consiguieron empleo en el petróleo, haciendo cambios de domicilios para hacerse pasar por “obreros locales”. Sólo en la temporada tiene empleo en un galpón de empaque y ahora se las rebusca con alguna que otra changa. “Acá no nos trae ni nos paga nadie para estar y reclamar. Somos un grupo de desocupados que no tenemos bandera política. Sólo queremos laburar”, agregó.

Daniel Oliva trabajaba en la firma frutícola San Formerio y se fue de esa empresa luego de que no le pagaran varios meses de sueldo. Se capacitó haciendo un curso de auxiliar en petróleo y gas, pero hasta ahora no tuvo la posibilidad ingresar a trabajar. Marcos Enríquez se quedó sin empleo a principio de año y llegó hasta Chile en busca de una salida laboral que no prosperó. “A nosotros no nos gusta estar acá, hace más de tres meses que venimos. Queremos trabajar y no tenemos problemas en hacer una zanja con una cucharita”, expresó.

“Acá no nos trae ni nos paga nadie para estar y reclamar. Somos un grupo de desocupados que no tenemos bandera política”.
Jorge Villanueva
“Yo trabajaba en movimiento de suelo y flota pesada. Y acá estamos, tratando de hacer lo mismo que hacíamos en Neuquén”.
Miguel Sáez
La empresa denuncia los bloqueos

La protesta de los desempleados continúa acumulando piquetes, pero hasta el momento, por falta de voluntad de los diferentes actores (YPF, el municipio y el gobierno provincial a través de la Secretaría de Energía), no se ha abierto una mesa de diálogo para analizar el problema.

La empresa YPF, que en ciertas ocasiones y con anterioridad dialogó con otros grupos de desocupados e intentó buscar soluciones, ahora toma distancia de los piquetes y denuncia cada bloqueo ante la Justicia Federal, activando la intervención de la Gendarmería Nacional.

Desde YPF y en el marco de la medida de fuerza de ayer indicaron que la “compañía no realizó ninguna promesa de trabajo para estas personas” y que “este tipo de actitudes generan condiciones cada vez menos favorables para la generación de empleo”. Además, agregaron que “YPF emplea de forma directa a 3.400 personas en que viven en Río Negro” y resaltaron que “este tipo de medidas (por los bloqueos) pone en riesgo la seguridad de la operación y de los vecinos de la ciudad”.

Los jóvenes ven en la industria del petróleo y el gas la posibilidad de encontrar un empleo bien pago, y un futuro para ellos y su familia.
Allen

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.