Ahora, los ciudadanos pueden ver, comprender y criticar alguna decisión... El término exprés como que lo deslegitima, pero no implica que la decisión sea de baja calidad jurídica”.

¿Cómo arrancó el nuevo Código Penal en Río Negro?

En las primeras dos semanas desde la puesta en marcha se destacó la celeridad en la resolución de casos, mayoritariamente de poca gravedad. Todavía se aguarda una prueba de fuego con un caso grave para comprobar que funcione aceitadamente.

13 ago 2017 - 00:00
Comparte esta noticia
“Nadie puede sacar los pies del plato”

Para el Fiscal General de Río Negro, Marcelo Alvarez, es muy pronto para hacer un balance de la puesta en marcha del nuevo Sistema Procesal Penal en la provincia. No obstante sostuvo que “es muy bueno para nosotros haberlo puesto en marcha porque además de un gran desafío ha fortalecido un trabajo en equipo, un impulso en el que queremos participar y aportar”.

Admitió inconvenientes en la implementación de este nuevo Código y que requiere del “compromiso de todos”, incluida la comunidad.

Entre las ventajas incluyó el tiempo de las resoluciones, la consideración de la víctima en el proceso, y puertas para adentro una forma distinta de trabajar, teniendo en cuenta que ahora la dirección del proceso es responsabilidad de los fiscales tras 13 años de compartirla con los jueces de Instrucción.

Alvarez agregó que en este nuevo sistema son varias las opciones para solucionar los distintos conflictos que se presenten, “lo que lo hace selectivo”. Al trazar un paralelismo con el Código anterior puntualizó que “nunca se habría logrado una sentencia en la primera audiencia y a las pocas horas de ocurrido el hecho como sucedió al poner en marcha esta modalidad”.

Consultado sobre los espacios disponibles en el nuevo edificio para las fiscalías en Viedma –vidriados y sin paredes que lleguen hasta el techo– explicó que también están vinculados al concepto de espacios abiertos y comunes. No obstante aclaró que se disponen de oficinas cerradas y apartadas para recibir denuncias y respetar privacidad.

Sobre la situación edilicia en Cipolletti, el fiscal General reconoció que se trata de un lugar reducido pero agregó que fueron cedidos oficinas de un juzgado próximas a las fiscalías. En cuanto a Bariloche destacó que el espacio actual se encuentra estratégicamente mejor ubicado por encontrarse cercano al sector de la población que más requiere del servicio de justicia.

Estimó que “con el andar se irá perfeccionando el nuevo sistema” al señalar que “nadie puede sacar los pies del plato de esto que significa un tremendo esfuerzo en el que todos tenemos responsabilidad”.

Consultado sobre si este nuevo sistema implicará resultados exprés como lo denunció el gremio que agrupa a los judiciales, el funcionario aclaró que hay que diferenciar entre un caso sencillo de rápida resolución y otra, y uno de mayor complicación para el que se ha fijado un plazo especial de duración del proceso y una sanción administrativa si se incumple, que puede hasta implicar el cambio de funcionario. “Pero el proceso sigue hasta su finalización”, puntualizó al descartar que ello implique el riesgo de impunidad para algunas causas.

Sobre la cantidad de personal dijo que todavía no se pueda evaluar si los actuales son suficientes para el funcionamiento de las fiscalías que siguen siendo las mismas que funcionaron durante el Código anterior.

“Que se imponga una condena rápida no quiere decir que sea injusta”

“Sinceramente, lo viví como una experiencia gratificante, porque dejamos atrás un proceso secreto, escrito y pasamos a uno oral y público”, explicó el juez de garantías Bernardo Campana, que encabezó las primeras audiencias con el nuevo Código Procesal Penal en esta ciudad.

Destacó que se trata de “un cambio de paradigma absoluto”. Reiteró que el sistema procesal pasado era secreto “sin la posibilidad de que la ciudadanía controle”.

“Ahora, los ciudadanos pueden ver, comprender y criticar alguna decisión”, valoró. Para Campana, el nuevo Código “no es más que la aplicación del sentido común”.

“Algunos critican porque dicen que cualquiera puede decir cualquier cosa, pero para eso está la litigiosidad, donde una de las partes expone sus argumentos y la otra replica, eso se discute, se analiza, se examinan los documentos y se resuelve”, explicó el magistrado barilochense.

Insistió con la idea de que constituye “como una bisagra en lo que es la concreción de los derechos”.

Campana resolvió en menos de 30 minutos, que duró la primera audiencia con el nuevo Código Procesal Penal, hacer lugar al pedido de la fiscalía e impuso 30 días de prisión preventiva a un joven imputado por el delito de homicidio.

Cuando se le preguntó cuánto tiempo demandaba habitualmente resolver un pedido de prisión preventiva con el viejo sistema procesal, Campana contestó: “Con todo el viento a favor podía resolverse en diez días o veinte cuando se agotaba todas las instancias”. Por eso, valoró que ahora “se simplifica todo”.

Ante algunas críticas, sobre todo desde el Sitrajur, que advierte del riesgo de imponer condenas exprés, Campana respondió: “No lo veo así. La gran crítica al viejo Código era la lentitud del sistema judicial, pero que se imponga una condena rápida no quiere decir que sea injusta”.

“El término exprés como que lo deslegitima, pero no implica que la decisión sea de baja calidad jurídica”, sostuvo.

A modo de ejemplo, indicó que antes un hurto podía demandar un proceso de 2 años para arribar a una condena de 2 años. “¿Tiene sentido poner una condena después de dos años de proceso cuando en cuatro meses se puede resolver?”, planteó el juez.

“Antes, (el expediente) estaba inserto en una nube de procesos. Ahora, vamos por un carril más veloz, pero no por eso tiene menor calidad”, señaló.

Sostuvo que el rol que la Constitución asigna a un juez, que debe ser imparcial, independiente, “hoy por fin lo tenemos”.

Destacó algunos aspectos relevantes de la reforma procesal en marcha. Uno de ellos, señaló, es que tanto jueces como fiscales tendrán como prioridad la solución del conflicto. Destacó que hay medios alternativos a la imposición de una pena para solucionar el conflicto.

“Muchas veces una conciliación, un pedido de disculpas, una reparación económica puede sanar, cicatrizar una herida que muchas veces no soluciona una condena”, opinó Campana. Una de las premisas es la paz social.

Otro de los aspectos fundamentales, según Campana, “es la publicidad que permite además un control directo de la ciudadanía”.

Campana explicó que el proceso escrito pasado “se centraba en cuestiones procesales que no iban al fondo. Ahora, vamos a las cuestiones sustanciales”.

Campana dijo que hoy “el esfuerzo del juez es escuchar con atención cada una de las cuestiones que se plantean”.

“Puede ser que en un proceso oral no haya una respuesta demasiado técnica, pero existe la vía de impugnación, pero se le dio una respuesta ágil”, afirmó. “Hay un montón de detalles que se van a ir resolviendo sobre la marcha”, indicó. “Tengo mucha esperanza en este cambio”, aseguró Campana. “Si logramos dar una respuesta a tiempo es un cambio fundamental”, sostuvo.

“La gran ventaja ahora es la celeridad”

En la Cuarta Circunscripción, el fiscal jefe Gustavo Herrera resaltó que el mayor beneficio del nuevo sistema acusatorio es sin lugar a dudas la “celeridad”. Argumentó que a una semana de la implementación del Código Procesal Penal (CPP) se lograron resolver las causas que se iniciaron bajo este proceso en menos de 24 horas.

“La gran ventaja es la celeridad, que todo se resuelve rápido y que podemos dar una respuesta a la sociedad en poco tiempo”, subrayó Herrera. Aclaró que ésta era una gran deuda que tenían con la sociedad y que causó una gran satisfacción poder resolver en tan poco tiempo los hechos que se registraron la semana pasada.

El fiscal explicó que la clave para un buen funcionamiento del sistema estará en saber seleccionar minuciosamente qué casos se deben perseguir. “Creemos que debemos hacer una selección inteligente y para esto delineamos que se perseguirán delitos graves como robos calificados, homicidios dolosos, lesiones graves, y que aquellos delitos menores serán resueltos de manera alternativa, como lo permite el Código”, resaltó.

Además, señaló que el dinamismo es el gran protagonista del nuevo CPP.

También se refirió a la primera semana de puesta en marcha del CPP y en cuanto al desempeño del Ministerio Público Fiscal opinó que: “Consideramos que el balance ha sido positivo ya que hemos podido resolver las causas que se nos presentaron sin mayores inconvenientes. El nuevo proceso nos ha ayudado a fortalecernos como Fiscalía y nos ha dado más herramientas para seguir luchando por los derechos de las víctimas”.

“No implica que haya menos delitos”

En la nueva estructura judicial el juez Daniel Tobares es el presidente del foro de magistrados de la Segunda Circunscripción y en el balance de las primeras dos semanas de la puesta en marcha del nuevo Código Procesal Penal destacó que los primeros objetivos se están cumpliendo, que seguramente aparecerán cuestiones a mejorar, pero dejó en claro que su implementación no implica que haya menos delitos. “Eso depende de la prevención”, aseguró.

Entre los objetivos que se están cumpliendo en los primeros días del nuevo Código, Tobares destacó la celeridad el proceso, encadenado al reemplazo de la oralidad por el papel.

“Otra cuestión es ya se aplicaron soluciones alternativas al juicio, se aplicaron criterios de oportunidad. Se dictaron juicios abreviados, con condenas, suspensiones de juicio a prueba. Este Código brinda una solución más eficiente y rápida al conflicto” , puntualizó.

Más allá de los cambios internos, Tobares destacó que hay una “excelente” predisposición de todos los operadores del sistema: jueces, fiscales, defensores, empleados del poder judicial y también la policía de la provincia de Río Negro. “Ningún sistema va a funcionar bien si los operadores que estén dispuestos a que esto funcione bien”, agregó.

Cuando se le consultó si se estaban cumpliendo las expectativas de la sociedad, Tobares comentó que “los casos menores que antes demandaban uno o dos años de proceso, ahora se resuelven en uno o dos días. De todas maneras, el nuevo código no implica que haya menos delitos. Eso depende de la prevención, no del sistema de Justicia”.

“Nadie puede sacar los pies del plato de esto que significa un tremendo esfuerzo en el que todos tenemos responsabilidad”,
“El balance ha sido positivo ya que hemos resuelto las causas que se nos presentaron sin mayores inconvenientes”,
entendió el fiscal cipoleño Marcelo Herrera.
“Antes [el expediente] estaba inserto en una nube de procesos, ahora vamos por un carril más veloz; no por eso tiene menor calidad”,
valoró el juez Bernardo Campana, de Bariloche.
aseguró el fiscal general Marcelo Álvarez.
“Si bien nosotros ya no trabajamos con la policía, vimos una muy buena predisposición y trabajo coordinado con los fiscales”,
puntualizó el juez Daniel Tobares, presidente del foro de Magistrados.
Viedma

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.