Una obra que arrancó en un gobierno y se prolongó durante varios más. Comenzó en la gestión de Néstor Kirchner, continuó durante los años de gobierno de Cristina Fernández y continúa en la “era Macri”. Esto impidió el sostenimiento de un plan maestro a lo largo del tiempo.

Los 22 problemas más graves de la Ruta Nacional 22

Desde el 2004, cuando los intendentes del Alto Valle dieron el visto bueno a la ampliación de la traza actual, hasta la fecha, corrió mucha agua bajo el puente. Lo concreto: casi una década de obras y el sueño de la autopista todavía lejano.

16 jul 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

En más de una década de debates, polémicas, proyectos y obras, la nueva Ruta Nacional Nº 22, amplia, segura y “amigable”, no deja de ser un sueño.

Hubo acuerdo en su momento. Intendentes de todo el Alto Valle dieron el visto bueno al ensanchamiento de la actual traza; encontronazos después, denuncias, reclamos... Y lo cierto es que hoy en algunas ciudades de esta zona hay autovía, en otras tímidamente comienzan a emerger murallones frente a los accesos a cada localidad y en otras aún no termina de definirse qué y cómo se va a hacer. Siguen las dudas y los anuncios sobre la convocatoria (no vinculante) a una audiencia pública.

Pero que la obra se finalice y sea segura, para evitar que ocurran más accidentes fatales, sigue siendo la única coincidencia entre los que apoyan, los que se quejan, los funcionarios que deben velar por los intereses municipales, provinciales y nacionales y de quienes la transitan día a día.

La gran meta, que sigue sin cumplirse.

Estos son los 22 problemas que siguen poniendo en jaque a una obra vital para el Alto Valle, multiplicando accidentes –fatales en muchos casos– y acarreando trastornos para sus usuarios, los vecinos de toda la región.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección