Desbaratan un “maxikiosco” de droga en Roca y hay cinco detenidos

‘Dealers’, guardias armados y “soldaditos” en el barrio formaban parte de la banda que operaba la “Avenida de la droga” o el “Shopping de la droga”.

Usaban una construcción acondicionada para la venta de estupefacientes, ubicada cerca del Establecimiento Penal 2. Hay cinco detenidos.

19 may 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Operaban desde hace largo tiempo haciendo base en un sector de la zona norte roquense, a escasas cuadras del Penal 2. Un ‘maxi kiosco’ de droga que se había afianzado y tenía varios puntos de apoyo en otros sectores de la ciudad: la venta era incesante, sobre todo durante los fines de semana, feriados y días festivos y se estima que el negocio era millonario.

Desde hace más de un año se siguió de cerca a la media docena de integrantes de una banda que -entre otros nombres- se la conocía como “Shopping de la droga” o “Avenida de la droga” y a la cual se logró desbaratar en esta ciudad. Era tal la estructura que habían montado, con ‘dealers’, guardias armados y “soldaditos” en el barrio, que hasta el momento no se había logrado cerrar el círculo sobre ellos. Inclusive utilizaban las redes sociales para ‘aumentar los ingresos’ del kiosco.

Sin embargo, durante los últimos días tras una investigación que surgió a raíz de las numerosas denuncias de vecinos del lugar por la venta “abierta” de estupefacientes que advertían sobre la calle Defensa, se realizó un amplio operativo antidrogas y se logró detener a cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, secuestrar más de dos kilos de marihuana y 800 dosis de cocaína, además de unos 150.000 pesos en efectivo. Un quinto sujeto se entregó a la policía en forma voluntaria.

El valor de la droga

La droga fraccionada y puesta a la venta tendría un valor cercano a los 300.000 ó 400.000 pesos.

Tres integrantes de la banda, entre los cuales estaría el cabecilla, lograron fugarse y la justicia Federal ordenó el pedido de captura. Se busca a Marcos César Llanquileo (31), Federico Otero (28) y Damián Ureta (22).

Además del secuestro de la droga, se hallaron balanzas y todo tipo de elementos utilizados para su fraccionamiento y equipos de comunicación, se confirmó ayer desde la Unidad Regional II, a cargo del comisario inspector Dante Bressan.

El seguimiento que permitió llegar a este resultado incluyó videos -donde se puede apreciar el incesante ir y venir de ‘clientes’ mayormente durante los fines de semana, cuando ‘abrían’ desde las 19 a las 2 de la madrugada aproximadamente-, escuchas y la apertura de otras líneas de investigación.

Resultó llamativa la estructura armada por la banda que llegó a utilizar una construcción específicamente acondicionada para la venta de estupefacientes, ubicada en la zona norte cerca del Establecimiento Penal. El frente de la vivienda no se veía desde el exterior. Paredones altos y rejas en las ventanas, además de “custodias armados” frente al punto de venta, impedían el paso.

Pululaban “dealers” en el interior, contaban con equipos de radio portátiles, “soldaditos” distribuidos en distintos puntos del barrio que les daban el alerta de inmediato ante la presencia de personal policial o de movimientos extraños en la zona.

Esta organización tenía tan arraigada la posición territorial, que le permitió eludir en más de una oportunidad las pesquisas de otras fuerzas que la investigaron, explicó el comisario Ricardo Fuentes, jefe del área Judicial e Investigación.

El “maxi kiosco” era conocido en el ambiente delictivo y popularmente se lo conocía como “La Martita”, “la avenida de la droga” o “el shopping de la cocaína”. Allí se constató la concurrencia de muchos compradores, que incluso en varias oportunidades llegaban a hacer largas colas para adquirir la sustancia.

Camuflados y de noche
Más de 60 uniformados del COER y Brigada de Investigaciones del Alto Valle, de Canes y efectivos locales integraron el operativo en tres puntos de Roca -dos en la zona del barrio Defensa- y otro en el barrio Tiro Federal. Ingresaron al barrio y sorprendieron a los sujetos a bordo de un viejo colectivo reformado. Además de los cuatro detenidos en los allanamientos se logró secuestrar unos 800 “bollitos” de cocaína.
El operativo se programó con antelación y extremando las medidas de seguridad para proteger a los compradores ocasionales, testigos, vecinos y personal interviniente, y evitar un conflicto armado.
La investigación se realizó por infracción a la Ley de Drogas 23.737, dispuesto por el juez Federal Hugo Greca.
Roca

TAGS.