Se agranda la familia de elefantes marinos en La Lobería

Este año hubo unos seis nacimientos de elefantes marinos en la reserva Punta Bermeja, una de las mayores colonias de lobos marinos.

17 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La reserva faunística de Punta Bermeja muestra por estos días a seis nuevos pequeños inquilinos dentro de la colonia de lobos marinos. Se trata de seis cachorros de elefantes marinos con lo cual, los expertos observaron que si bien crece desde hace algunos años, el año 2016 fue una temporada más prolífica de lo que parece.

Su aparición, en líneas generales, se vienen detectando desde 2001; de acuerdo a los estudios realizados por diferentes equipos de investigación como el CONICET, Museo Argentino de Ciencias Naturales, ONGs y la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable (Sayds), organismo a cargo del manejo del Área Natural Protegida Punta Bermeja-La Lobería, ubicada a unos 60 kilómetros de esta capital en el Camino de la Costa.

Se agranda la familia de elefantes marinos en La Lobería

Sin embargo, hasta el momento se desconoce qué cantidad hay en total pero es muy posible que pronto haya novedades porque para dentro de dos semanas está programa un censo oficial.

Quienes siguen de cerca la evolución de la colonia, desde los balcones ubicados sobre el acantilado, recuerdan que esta especie fue cazada excesivamente hasta mediados de siglo pasado, cuando se declaró especie protegida a nivel federal.

En la actualidad, se cree que a raíz de a su protección, la población de la costa patagónica se estaría recuperando por lo tanto daría razones para pensar que se ha comenzado a “recolonizar” antiguos apostaderos a lo largo de toda la costa como el caso del apostadero viedmense.

Los exploradores y cazadores del siglo XVIII y XIX descubrieron la presencia de colonias mixtas de elefantes y lobos marinos en todo Río Negro aunque “ambas especies conviven en armonía en estado natural”, indican los expertos.

Ambas son dos especies muy parecidas y diferentes a la vez. Los elefantes marinos, al igual que los lobos marinos, están adaptados al medio acuático y el terrestre.

Se agranda la familia de elefantes marinos en La Lobería

Los machos pueden alcanzar los seis metros o más de largo y hasta cuatro toneladas de peso, mientras que las hembras no superan los tres metros y los 900 kilogramos. Los machos, además, presentan un hocico elongado similar a una trompa corta, lo que les ha valido el apelativo de “elefante”.

Los ejemplares adultos del sur presentan una coloración grisácea por lo que pueden ser identificados desde las pasarelas, ya que los diferencia de los lobos que son de color marrón. Poseen ojos muy grandes que los hacen capaces de bucear a grandes profundidades.

Los elefantes marinos pasan la mayor parte del año en el mar y sólo se acercan a las costas para mudar el pelaje y reproducirse.

Lobería: primer área protegida rionegrina

Desde 1971 se conserva allí la colonia reproductiva de lobos marinos de un pelo más grande de la Patagonia Norte. Habitan todo el año unos 5.000 ejemplares transformando a esta lobería en una de las más grandes del Mar Argentino. Cada verano nacen centenares de nuevas crías de lobos, coincidentes con la temporada alta turística, un espectáculo imperdible para quienes el apostadero cada año.

Se agranda la familia de elefantes marinos en La Lobería

El sector protegido alberga además un centenar de especies de aves del Monte y la costa, entre las que se destacan los Petreles gigantes del sur que superan los 2 metros de envergadura alar y diversas especies de cormoranes y gaviotas.

En sus acantilados anida el animal más veloz del mundo: el halcón peregrino. Los estudios recientes demostraron que esta zona representa un lugar único a nivel mundial, por poseer una de las mayores concentraciones de nidos de halcones peregrinos por kilómetro de acantilados.

Luego de las grandes cacerías históricas producidas en la costa argentina para obtener cueros y aceite de pinnípedos (de la cual La Lobería fue una de las pocas nunca explotadas), los Elefantes marinos del sur han comenzado a reaparecer en Punta Bermeja. Desde hace algunos años los Guarda ambientales e investigadores que monitorean este gran apostadero, comenzaron a registrar la presencia de elefantes marinos. Incluso se han documentado nacimientos de estos grandes mamíferos marinos que se reproducen principalmente en Península Valdés y la región antártica.

Entre junio y noviembre también es posible avistar ballenas francas desde sus miradores. Orcas, Franciscanas y Delfines nariz de botella o Toninas completan el espectáculo de animales marinos.

DeViedma

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeViedma