A la gente le gusta vivirlo bien de cerca

Hubo bastante público en las pruebas de clasificación y hoy se espera que vaya mucho más.

Como es habitual, el público «tuerca» se volcó en buen número al autódromo, aunque no como en otros tiempos. Se espera que hoy, el contorno sea una multitud, porque el espectáculo lo vale.

La prueba de la importante cantidad de gente se vio ayer en boxes. Y sobre el final de la jornada, cuando faltaban aún dos tandas clasificatorias, los organizadores debieron retrasar la salida de los autos a pista porque en la calle interna de ese sector no se podía transitar con normalidad, generando un cierto riesgo para las personas.

Vino volando: Así llegó a Guillermo Maldonado. Lo hizo con un helicóptero de su propiedad que él mismo maneja. Como se ve, «Yoyo» no sólo conoce de autos sino también de transportes aéreos. El «chiche» está cerca de la curva del riñón semicubierto con una lona, que levantará esta tarde para volver a Nueve de Julio.

«Merchandising»: El mercado de remeras, gorras, buzos y réplicas de autos de TC 2.000 y Turismo Carretera es uno de los negocios que mejor funciona en las carreras. Colores y marcas de autos es la atracción para los «fans» . Las gorras valen entre5 a 12 pesos. Las remeras entre 15 y 20 pesos; los buzos no menos de 25 pesos.

'Guri', insatisfecho: La clasificación para la primera carrera no fue buena para el campeón Omar Martínez. El «Gurí» bajó después de la segunda tanda clasificatoria de la primera competencia con un cierto sabor amargo y preocupado. «Llevo el auto a fondo y no puedo mejorar el tiempo. No sé qué le pasa y tampoco le encontramos la vuelta», dijo. Luego, los mecánicos dieron en la tecla y el Honda Civic del equipo Pro Racing se quedó con el quinto tiempo para la segunda carrera.

Le alcanzó igual: Lucas Armellini fue la «figura de la tarde». Se quedó con la «pole» para la primera carrera y después reiteró para la segunda. Pero en la última debió jugarse en la segunda tanda, ya que en la primera fue penalizado y le quitaron los tiempos por ayuda externa.

Circuito cerrado: Para que los medios de prensa puedan obtener información al instante, los organizadores montaron un circuito cerrado de televisión que además de servirle a los mecánicos que tienen un monitor en cada box, permite a los periodistas seguir todo al instante. Basta con sintonizar la frecuencia del canal 26. No hay que cruzar la pista en busca del clasificador ni correr hasta la sala de prensa.

Para destacar: El equipo VW se precia por su organización. Casi medio centenar de efectivos (pilotos, técnicos, mecánicos, auxiliares, promotoras, etc.) funcionando al detalle en la atención de los autos de Hernández, Tuero y Altuna, que en realidad ayer no respondieron como lo hubiese deseado el «Yoyo» Maldonado; pero esas son cuestiones técnicas. También, la escudería dispone de un servicio de prensa que facilita muchísimo la labor periodística. Lo comanda un profesional de primera línea como Aníbal Durán, a través de quien se evacúa toda consulta con la gentileza que deviene de tal atención personalizada. Otro lujo, de verdad.

'Satanás': Como cada vez que llega a Roca, Gabriel Raies despierta la admiración de la gente que lo tiene como uno de los ídolos del rally. Y si bien el cordobés es una figura imbatible en el rally -se ha cansado de ganar en ese rubro-, ayer estaba rechocho con la respuesta del Honda. «Estoy a menos de medio segundo. Vamos a ver qué pasa. Ojo, que por ahí en el revoleo de la largada me mando para adelante y después que aguanten».

Sin 'apoyo': No hubo que hurgar demasiado para saber cuál era el problema del magro rendimiento de los Polo. El vocero del equipo se encargó de explicarlo: «Hernández padeció, como sus compañeros, de la falta de adherencia a la pista, que fue causa de un despiste en la sesión matutina. Se probó de todas maneras, pero el problema pasó por la tracción».

Al auto de Mariano Altuna debieron hacerle «lavado» total, luego de un despiste en el curvón. Le sacaron «toneladas» de tierra y hubo que enderezarle un alerón, torcido en la maniobra.

Feliz: Así se mostraba Gabriel Ponce de León, metiendo su Ford Escort como el mejor de la marca, tal fue el segundo lugar para la carrera de apertura. «La clave fue encontrar la goma ideal. Así, con buen ritmo se logró el tiempo. ¿Si se le puede ganar a los Honda? Vamos a ver. El circuito es complicado, pero no creo que sean imbatibles».

«¿Amigos?, no»: El preparador Jorge Canapino no titubeó cuando le preguntaron si tenía amistad con Traverso, con quien alguna vez protagonizaron algunas rencillas. «¿Amigo de Traverso? Para nada. Ninguna relación ni posibilidad de nuevos enfrentamientos por el '99. Cada cual por su camino».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora