A trece años de la zona liberada de Sobisch

ATEN recordó el día en que el exgobernador Jorge Sobisch ordenó retirar la policía de una protesta docente para el ingreso de los “cascos amarillos”.



El sindicato docente realizó un acto en el ingreso a la refinería de YPF. “Es una reivindicación histórica”, dijo Guagliardo.

El sindicato docente realizó un acto en el ingreso a la refinería de YPF. “Es una reivindicación histórica”, dijo Guagliardo.

El sindicato de docentes neuquinos recordó los trece años de la denominada “zona liberada” y los “cascos amarillos”. El secretario general Marcelo Guagliardo repasó lo ocurrido en esa ocasión en Plaza Huincul, una protesta que se llevaba a cabo en el medio de un largo conflicto docente y refirió que “hoy estamos mejor” por los derechos conquistados.

Las maestras y maestros, referentes de distintas seccionales, se juntaron ayer por la tarde para recordar el desalojo violento por parte de supuestos obreros de la construcción que usaban cascos amarillos, en la torre de acceso a Plaza Huincul.

Hubo varios oradores, entre ellos Luzma Gelvez, quien es la actual secretaria de la seccional Cutral Co Huincul. Finalmente, Guagliardo habló ante los presentes. El dirigente sindical contextualizó aquel episodio que precedió a lo que un año después sería el asesinato del maestro Carlos Fuentealba en Arroyito.

El gobierno provincial, encabezado por Jorge Sobisch, jugaba a la división apostando a llamar a los trabajadores en forma aislada. La intención era dividir sin considerar que era un colectivo que estaba claramente impugnando su modelo".

Marcelo Guagliardo es el secretario general de ATEN.

El paro que los maestros llevaban adelante y que afectaba el circuito productivo, con cortes en Rincón de los Sauces y el que se había instalado en el acceso a la refinería de YPF en Plaza Huincul, fueron muestra de aquella protesta.

“Quiero reivindicar esa lucha. Fue la primera que le arrancó al sobischismo en las peores de las condiciones, que se tuviera que volver a sentar”, dijo ayer Guagliardo. Y señaló que el gobierno provincial, encabezado por Jorge Sobisch, jugaba a “la división apostando a llamar a los trabajadores en forma aislada”. Destacó que la intención era dividir sin considerar que “era un colectivo que estaba claramente impugnado su modelo”.

Más adelante, reinvidicó a las trabajadores que “pusieron el cuerpo acá y sin ellas hoy no podríamos estar con los derechos conquistados. Esto último, a pesar de lo que cuesta atravesar la realidad en las escuelas públicas pero en una condición mejor”.

Finalmente expresó que “no estamos peor estamos mejor, porque hubo quienes lucharon y le pusieron el cuerpo. Esa es la reivindicación histórica que hay que hacer”.

Todos los referentes que hablaron recordaron la convocatoria para el próximo 4 de abril cuando se cumple un nuevo aniversario del asesinato de Fuentealba.


Comentarios


A trece años de la zona liberada de Sobisch