Abusó durante 12 años de la hija de su pareja y lo condenaron

El tribunal lo declaró culpable por unanimidad y le impuso una pena de 14 años de prisión. El caso ocurrió en Bariloche. La víctima reveló el secreto a su madre que denunció al hombre.




Durante 12 años guardó un secreto que la atormentaba. Pero esa mañana del 10 de noviembre de 2019 resolvió revelarlo porque ya no aguantaba más. Su vida se había convertido en un calvario. Antes de hablar, le advirtió a su madre que su historia cambiaría todo. No se equivocó. Su mamá le creyó y al día siguiente denunció en la fiscalía a su pareja por los abusos sexuales reiterados en perjuicio de su hija.

Allí, comenzó la investigación y el caso llegó a juicio. El tribunal, conformado por los jueces Gregor Joos, Bernardo Campana y Marcelo Álvarez Melinger condenó por unanimidad a Joel Isaías Gallardo a la pena de 14 años de prisión como autor penalmente responsable de los abusos sexuales simples y con acceso carnal, agravados por haber sido cometido contra una chica menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia. También lo condenaron por la promoción a la corrupción doblemente agravada, porque la víctima era una niña y él era su padrastro y convivían en la misma vivienda. RÍO NEGRO obtuvo la sentencia que se dictó el 17 de este mes.

El fiscal del caso Martín Govetto había pedido una pena de 18 años de prisión contra el imputado. Recordó al tribunal que la víctima comenzó a sufrir abusos cuando tenía 5 años y siguieron hasta que cumplió 17. Alegó que la violencia sexual había sido reiterada y crónica.

Planteó que el padrastro había cometido los abusos cuando se encontraba solo con la víctima en el domicilio. Eran los momentos en que la pareja y madre de la niña no estaba. Advirtió que el hombre se aprovechó primero de la edad de la niña, el trato paterno por la convivencia y la sometió a entrar de manera precoz en un mundo adulto de sexualidad.

La víctima declaró en el juicio y relató el drama que sufrió durante 12 años. También, declaró su madre que apenas tomó conocimiento del tormento que vivía su hija denunció a su pareja y lo echó del hogar.

El imputado negó haber abusado de su hijastra. Sostuvo ante los jueces que jamás la había tocado. El defensor particular planteó que la descripción de los hechos no se identificaba con la acusación. Sostuvo que había una confusión grande en cuanto a las fechas y contradicciones en la declaración de la víctima y la acusación.

Pidió al tribunal la absolución para Gallardo porque alegaba que no se había probado con certeza que había sido el autor de los abusos. “Más allá de lo difícil de este tipo de casos no hay certeza necesaria para dictar una sentencia condenatoria, toda vez que no se ha desvirtuado el estado de inocencia”, planteó el defensor.

Sin embargo, los jueces resolvieron declarar culpable al hombre. “Observamos un relato coherente, detallado y fundamentalmente auténtico de la joven. Ha descripto los hechos sufridos de manera firme, fluida y consistente”, destacaron los jueces en la sentencia.

Interpretamos que la descripción de lo vivido, en doce años, resulta sincera, no hay margen para un relato ficticio o armado. Y debemos destacar que de manera poco usual, en tanto lo hizo en presencia del propio acusado en la sala de audiencias. A quien reprochó todos estos sucesos de manera directa”, fundamentaron los jueces en la sentencia que no está firme porque la defensa la puede impugnar.

Valoraron los informes de los médicos que atendieron a la víctima y de los peritos que la evaluaron. También, la declaración de la madre y de familiares. “Pese al esfuerzo del defensor, no encontramos ninguna información que nos haga dudar de lo expuesto por la víctima, cuyo testimonio encontramos firme, coherente y consistente”, concluyeron los jueces. El imputado aún no está detenido porque la sentencia aun no está firme.


Comentarios


Abusó durante 12 años de la hija de su pareja y lo condenaron