“Agua hasta las rodillas”





“Perseguido por imágenes del crimen”, Maldonado tomó la decisión de confesar el hecho. Según dejaron trascender los uniformados, el joven se presentó en la comisaría perturbado por el recuerdo de lo sucedido durante la madrugada del martes. “Está aturdido. Por momentos se contradice. Puede ser que no recuerde con exactitud todo lo que pasó porque habían tomado mucho esa noche”, confió uno de los efectivos que participaron del operativo. “Hace días que no podía dormir. Cerraba los ojos y veía escenas del crimen”, dicen que comentó el muchacho. La reconstrucción del recorrido los llevó al sitio donde pudieron deshacerse del cuerpo de la víctima. Allí Maldonado “se quebró” y rompió en llanto porque habría reconocido el sitio donde estacionaron por última vez la camioneta para arrojar el cuerpo. “Nos dijo que se acordó de que el agua le llegaba hasta las rodillas”, reveló un policía.


Comentarios


Seguí Leyendo

“Agua hasta las rodillas”