Aida, la maga de la vitrofusión y la cerámica

Colores que Suenan es su emprendimiento de vitrofusión y cerámica. Se inició en la Fundación Otras Voces, vende sus artesanías en las ferias neuquinas y en Carmen de Patagones.



Sus primeras producciones fueron regalos para seres queridos, hasta que la impulsaron a salir al mercado. (FOTO: Juan José Thomes

Sus primeras producciones fueron regalos para seres queridos, hasta que la impulsaron a salir al mercado. (FOTO: Juan José Thomes

Colores que Suenan es un emprendimiento de vitrofusión y cerámica que expone la creatividad de Aida Claro.
Sus producciones van desde fuentes, cuencos, copetineros, bandejas y platos, hasta vasijas y llamadores de ángeles.

El primer contacto con la cerámica fue a través de una amiga que le ofreció asistir a un taller municipal. “Yo nunca había tenido la posibilidad de hacer manualidades ni cosas parecidas, porque siempre trabajé y me dediqué a mis hijos. Por eso yo nunca hice nada”, explicó Aida. Ese solo fue el comienzo de apropiarse de las herramientas, ya que en el taller aprendió a manipular los materiales, moldear y pintar.

“Comencé a regalar uno, regalar otro, hasta que un compañero me dijo: ‘¿Por qué no vendés?’. Yo le dije: yo no sé vender, si nunca hice nada”, contó Aida. Lo cierto es que el conocimiento y la técnica Aida ya la tenía, solo le faltaba un empujón emprendedor que se lo dio la Fundación Otras Voces. “Hace tres años que llegué a la Fundación Otras Voces y me encantó. Aprendí a cortar vidrio rápido, empecé a hacer un curso por acá, un curso por allá. Me dio mucha satisfacción, me metí en la feria y ahora ando feriando en todos lados”.

El emprendimiento me dio satisfacción, la fundación me ayudó a relacionarme con mucha gente".

Aida sueña con abrir sus propio local.

Aida logró un conocimiento tal que prepara sus propias pinturas y esmaltes. En el mercado se comercializan los esmaltes a precios muy elevados, pero Aida le encontró la vuelta a la combinación de los pigmentos con flux pumblico. También prepara los esmaltes burbujeantes con bicromato de potasio zirconio. Esto le permite una libertad con las fórmulas y el color anhelado, además de abaratar costos.

Cruzar fronteras neuquinas para crecer

Colores que Suenan superó los límites provinciales y sus producciones se pueden encontrar en Carmen de Patagones, provincia de Buenos Aires. “Un verano que me fui de vacaciones me llevé unas piezas para vender en La Plata. Después me dio vergüenza vender así, hasta que le mostré mis producciones a una familia y vendí todo. Ahora tengo piezas en dos casas de decoración y tengo otros pedidos”. En cuanto al anhelo para Colores que Suenan, Aida quiere aprender a manejar su página web para mostrar sus artesanías en vitrofusión y cerámica. “El día de mañana me gustaría tener mi propio local y vender todas mis piezas, eso me gustaría”, concluyó Aida.
“El emprendimiento me dio satisfacción, la fundación me ayudó a relacionarme con un montón de gente. Hoy hay mucha gente que tiene mis cosas, quiero aprender y seguir aprendiendo”.
Además de las piezas para uso doméstico, Aida realiza bijou con vitrofusión como anillos, aros y dijes. “Todo se vende, por ejemplo yo encuentro una botella, la fundo y con esto hago relojes de pared. La agujereo, le agrego los números, las agujas y tengo un reloj de pared. El uso lo da el cliente”. La creatividad de Aida se refleja en las innovaciones que genera en el vidrio con materiales reciclables como alambre de gallinero.


Comentarios


Aida, la maga de la vitrofusión y la cerámica