Antonio Seguí, en cuerpo y obra, llega a Neuquén

En agosto, el artista estará en el MNBA para inaugurar una retrospectiva de su obra.



#

Aunque vive en París, la obra de Seguí está relacionada con nuestro país y con su infancia en particular.

NEUQUEN (AN).- El 3 de agosto próximo, Antonio Seguí inaugurará una muestra retrospectiva de su obra en la sede local del Museo Nacional de Bellas Artes.

Son cien trabajos pinturas, dibujos, grabados, que fueron expuestos en Buenos Aires en el Centro Cultural Recoleta y que el artista, residente en París desde 1963, vendrá a presentar personalmente. “Se trata de uno de los artistas argentinos vivos más reconocidos mundialmente”, dijo Oscar Smoljan, secretario de Cultura del municipio y director del MNBA, cuando formuló el anuncio. La presencia de Seguí en Neuquén, añadió, “será todo un acontecimiento pues con su obra el museo continúa el programa de exhibir lo mejor del arte argentino contemporáneo”.

Seguí, nacido en Villa Allende, Córdoba, en 1934, integra, junto con Julio Le Parc, Luis Tomasello y Julio Cortázar, la generación de argentinos que eligió París como centro de su vida de creador.

Sin embargo, de la misma manera que Cortázar en la literatura, en la obra de Seguí se reconocen los elementos cotidianos del país. En efecto, en una entrevista publicada en mayo pasado en el diario “Clarín”, el artista explicó que su trabajo “es una reconstrucción histórica de mi infancia”

El lenguaje y la narración presentes en sus trabajos tienen una visión muy argentina.

El mismo artista, en una entrevista publicada en el diario Clarín, al hablar de su obra, nos dice: “… Todo mi trabajo está relacionado con mi infancia aquí, en Argentina, es una reconstrucción histórica de mi infancia: los juguetes de madera recortada que compraba en las ferias, las páginas de las revistas Billiken, las tiras cómicas, las caricaturas políticas. Y las mujeres, que en ese entonces salían poco a la calle, sólo a hacer algún que otro mandado”.

El reiterado uso de elementos tomados de las tiras cómicas (como las onomatopeyas, las flechas, la representación caricaturesca de los personajes y los objetos, el uso de los colores planos, la utilización de la línea de

contorno, la arbitrariedad en el manejo de la perspectiva, etc.) y el clima lúdico que nos muestra, nos retrotraen a nuestra infancia, logra trasportarnos pero a la vez nos vuelve a la realidad en su temática. La ciudad es su tema principal y fundamentalmente los personajes urbanos. Seguí nos habla del ritmo y la vorágine que envuelve a las ciudades modernas, la aglomeración de edificios y de transeúntes. Nos habla desde el humor y la ironía con una marcada crítica social. Seguramente su origen cordobés tiene mucho que ver con el humor siempre presente.

La pintura de Seguí llega hasta agobiarnos por la cantidad de información, sin embargo en sus grabados predomina la simplicidad, con pocos trazos crea retratos cargados de expresividad y gestualidad.

La exposición realizada en el Centro Cultural Recoleta, bajo la curaduría de Clelia Taricco, incluyó más de cien obras de este reconocido artista, entre pinturas, grabados, obras gráficas, libros ilustrados y tintas.

Seguí, es uno de los artistas argentinos más reconocidos en el exterior. Hace dos años, incluso realizó una exposición individual en el celebré Centro Pompidou de París, y Argentina le debía un homenaje, que ahora llegará hasta Neuquén.

Pero él, parece ajeno a todo eso: “Soy un neomarginal, va a ser así toda mi vida. Nunca estuve realmente metido en la carrera de artista y me importa tres carajos todo eso” .

GERARDO BURTON

gburton@rionegro.com.ar


Comentarios


Antonio Seguí, en cuerpo y obra, llega a Neuquén