«Argentina parece Inglaterra, pero con otras reglas»

Sabine Michalowski, experta en bioética que disertará el jueves en Viedma, no se explica por qué la Iglesia todavía limita y condiciona la discusión sobre aborto y anticoncepción.





Es alemana, profesora de bioética en la Universidad inglesa de Essex,y hace siete años compró un pequeño departamento en la capital argentina donde pasa sus vacaciones. Como ahora, aunque esta vez hará escala en la Universidad Nacional de Río Negro (en Viedma) donde participará pasado mañana de la conferencia sobre «Aspectos legales de las nuevas tecnologías reproductivas y de la anticoncepción».

La experta conversó con este diario sobre cuestiones que en nuestro país se deslizan entre el tabú y los extremismos. «Conozco bastante Buenos Aires, no sé por qué en temas como el aborto o los métodos anticonceptivos no tienen reglas similares a las que existen en Inglaterra», reflexionó la joven especialista.

-Usted es jurista, ¿en qué consiste la bioética?

-En Inglaterra lo llamamos derecho a la salud que incluye responsabilidad por mala praxis, y aspectos como el aborto, eutanasia y fertilización asistida.

-¿Cuánto importa lo legal y cuánto lo ético?

-Es difícil separarlos. El sistema legal inglés tiene una diferencia con otros: antes del nacimiento no hay derechos, no lo tienen el embrión ni el feto, lo cual influye en el marco legal.

-Por lo tanto, al no haber vida previa al parto, no hay aborto…

-Es raro, pero existe esa figura en una norma -a raíz de los abortos clandestinos- que tiende a proteger a la mujer. Hacen falta dos certificados médicos. Más allá de eso no hay impedimentos.

-¿Alguna consecuencia especial de estas prácticas abortivas?

-La relacionada con la elección del sexo. Como a las 24 semanas se puede conocer el sexo del feto los paquistaníes (inmigración numerosa en Inglaterra) suelen abortar nenas. En la práctica, de manera velada y discriminatoria a personas de ese origen se evita informarles el sexo.

-¿Qué justificantes puede esgrimir quien solicita un aborto?

-La ley permite hacerlo por problemas para la salud (mental o física) de la mujer, que comprende el 95% de casos. Desde luego la violación está comprendida e incluso en 1937 un juez lo había habilitado argumentando el daño que sufriría la víctima. Los estudiantes ingleses crecieron con esa legislación de 1967 y ni se discute.

-En el derecho penal argentino hay dos casos de despenalización del aborto: violación de la menor incapaz o peligro para la vida de la madre.

-Es interesante porque cuando leí el código penal argentino desde una perspectiva europea parecía no tener límites al mencionar el «peligro de la mujer», pero después hay tantas restricciones que no se usa.

-¿Por qué cree que ocurre?

-Me cuesta entender, por lo menos la Buenos Aires que conozco no es distinta de Inglaterra tan liberal o no como aquí. Hay una mayoría de gente que parece pensar una cosa y los partidos políticos no se animan a tocar el tema, a lo que se suma el peso de la Iglesia Católica.

-¿Qué sucede en Inglaterra con los sectores conservadores?

-La iglesia en Inglaterra no tiene ninguna influencia, es una discusión muy laica.

-¿Cree aplicable un criterio así a países latinoamericanos?

-En Holanda es aceptada la eutanasia, en otros países no. Alemania es más restrictiva que Inglaterra en materia de abortos. Cada país tiene su tradición y tiene que encontrar su manera. Lo que me sorprende de la Argentina es lo limitada que está la discusión, la Iglesia consigue impedirla y acota el espacio político.

-¿El derecho sobre el propio cuerpo se esgrimió como argumento como para abortar?

-La Corte inglesa aceptó privilegiar el criterio médico, en cambio la de Estrasburgo consideró que el derecho de la mujer era más importante. En ambos primó la decisión femenina.

-¿Influye la liberalización del aborto en su cantidad?

-No, y lo podés ver en la Argentina: si la mujer quiere abortar no parece difícil, lo hace en un lugar clandestino o en la casa; y en Inglaterra es fácil conseguir anticonceptivos e igual hay muchas adolescentes embarazadas.

 

CLAUDIO RABINOVITCH


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Argentina parece Inglaterra, pero con otras reglas»