Aumentó la mortalidad infantil en Río Colorado

El año pasado fue del 20 por mil. Este año, el índice se disparó al 83 por mil.



RIO COLORADO(ARC).-La actual situación del hospital de Río Colorado es por demás preocupante, más aún por las consecuencias graves que esto provoca en la salud de la población. El reflejo más evidente de este panorama es el notable incremento en el índice de mortalidad infantil que llegó al 83 por mil en lo que va del año contrastando con el 20 por mil del año anterior.

Otros problemas que debe afrontar el personal que presta servicios en ese centro asistencial es la falta de algunos medicamentos básicos, la imposibilidad de hacer derivaciones a Bahía Blanca por una deuda que mantiene la provincia con el hospital Penna de esa ciudad, escasez de medios para hacer un seguimiento a las familias de riesgo, la falta de un médico clínico, entre otros.

El Secretario de Salud de la Provincia a cargo de la presidencia del Consejo Provincial de Salud Pública, Claudio Di Tella, afirmó en esta ciudad sin embargo, que “es un hospital que funciona bien”.

Sobre los temas que más preocupan a las autoridades de ese nosocomio Di Tella expresó que “Río Colorado es una localidad periférica, casi al límite con la provincia de Buenos Aires y esto lo convierte en un hospital derivador. Cuando el año próximo se realicen las tareas de ampliaciones de laboratorios, pasillos y salas va a mejorar la calidad de la atención”.

Indicó también que “los tres temas fundamentales son el nombramiento de un médico clínico para el hospital, un agente sanitario cuyo trámite está en marcha y la deuda con el hospital Penna” sobre esto último aclaró que ya se iniciaron conversaciones para poder restablecer los servicios. “Propusimos una forma de pago para cumplir con la deuda de 500.000 pesos aproximadamente que mantiene la provincia con el hospital que no fue aceptada en su momento pero seguimos trabajando para destrabar la situación”.

En referencia a la alta tasa de mortalidad infantil que se registra en la ciudad, el funcionario señaló que “estamos trabajando con los números en relación a los índices del año pasado. Es necesario conocer las causas y saber por qué”.

A todo esto el director del hospital, Enrique Valentini, manifestó que “la mortalidad infantil llegó al 83 por mil cuando normalmente en Río Colorado, es de un 12 por mil de los chicos nacidos vivos. Las causas son una serie de factores, hay causas prevenibles y causas previsibles. No hay una causa determinada. El año pasado fue de 20 por mil y el de la provincia de 15 por mil. Se está analizando ahora sin esperar que finalice el año”. En otro tramo agregó que “no es porque no nos mandan plata, ni por falta de atención. Influye la situación económica, falta de calefacción en algunos casos”.

En referencia a las derivaciones, Valentini afirmó que “obviamente si se manda pacientes complicados, no es lo mismo 300 km. que 170” (vale consignar que ante la imposibilidad de enviar pacientes a Bahía Blanca -distante 170 km.- los mismos deben ser derivados a centros de mayor complejidad dentro de la provincia como Roca-340 Km- o Viedma -340 km-).

“Las necesidades que surgen son por falta de un presupuesto más acorde a las demandas sociales, no aumentó tanto en consultorio sino en gastos en medicamento, pasajes, traslados. Las obras sociales están quebradas y los fondos de provincia vienen retrasados. Hemos recibido 25.000 pesos menos de lo que corresponde” indicó.

“La mitad de los casos se puede prevenir”

El Jefe de Atención Médica del hospital, Gustavo Arostegui, contrastó con la opinión del Secretario de Salud de la provincia y afirmó que las razones de las deficiencias hay que buscarlas en la actual situación socio-económica y en la precarización de la salud.

Arostegui dijo que “en lo que va del año, en 96 partos hubo 8 chiquitos fallecidos. Obviamente si no muere ninguno más hasta fin de año, el índice de mortalidad puede bajar a 40 por mil, lo que sigue siendo una barbaridad”.

Sobre las causas, opinó que “la mitad de estos casos son muertes prevenibles, no de una vacuna o del tema médico, pero sí desde otros lugares. La mortalidad infantil no se soluciona con más pediatras. Cuando tenés condiciones sociales que empeoran, familias de riesgo que no pueden hacerse cargo del chiquito, es decir hay otros factores que tienen que entrar a funcionar. Por ejemplo hubo un chiquito encuadrado dentro del maltrato durante cinco meses y no tenés forma de solucionar este problema, más que hacer una nota al juez de paz y ahí se cortó porque no hubo respuesta”.

Buscando más a fondo sobre las causas de las muertes, Arostegui explicó que “sabemos que tres de estos bebés han muerto por asfixia; uno por cohabitar, dos broncoaspirados (uno por darle la mamadera solo). Otro que vivió con maltratos durante cinco meses, fue impresionante, no llegamos a decidir que ésta mamá no estaba en condiciones. Vamos a buscar los datos finos y vamos a explicar por qué murieron los demás porque está todo escrito. Falta gastar en eso, en el seguimiento”.

Más adelante agregó que “para educar también necesitás recursos. Para hacer el seguimiento a la gente que tiene más problemas económicos o de salud, el agente sanitario necesita de transporte que la provincia no le paga”.

“Una mamá estuvo un mes internada, igual el bebé murió por una asfixia. Cómo hacer para que el chiquito no cohabite, no duerman juntos. Hay familias que aceptan vivir en condiciones infrahumanas, como es el caso de alguna gente del norte, que están acostumbrados a estas cuestiones de la mortalidad, la tuberculosis, etc”.

El médico expresó que “nosotros también vamos a hacer autocrítica pero sabemos que no vamos a poder llegar a muchos lugares porque no tenemos la camioneta para hacer las rondas”.


Comentarios


Aumentó la mortalidad infantil en Río Colorado