Bancos le exigieron a Lavagna bonos compulsivos

Piden cambios en ley para frenar acciones judiciales. El ministro dijo que es legítimo que no quieran bonos.

La semana comenzó muy complicada para el ministro de Economía, Roberto Lavagna.

Una multitudinaria movilización de ahorristas protestó ayer frente al Obelisco en contra del corralito y las leyes que permiten la confiscación de sus depósitos, al tiempo que la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) le exigió la implementación de un bono compulsivo para los plazos fijos acorralados.

Por otro lado, el arribo de la misión del FMI no se dio en un momento oportuno . Lavagna pretendía mostrar a los técnicos del organismo resultados positivos sobre el canje de bonos, pero el fin de semana se oficializó el dato de que sólo 0,1% de los ahorristas adhirió a esta alternativa: todo un fracaso.

Mientras trataba de calmar a los banqueros en una tensa reunión, el ministro de Economía recibió otra noticia dura para sus objetivos de estabilizar la situación económica. Una jueza declaró ilegítimos al corralito y la pesificación a 1,40 mediante un fallo que beneficia a todos los ahorristas.

Si bien se descuenta que la medida será apelada por el Poder Ejecutivo y el Banco Central, el fallo hace lugar a un amparo del ombudsman nacional y constituye el primer pronunciamiento sobre el fondo de la cuestión.

En uno de los tantos frentes que debió aplacar Economía, los banqueros le reclamaron a Lavagna cambios en la normativa oficial que obliga a las entidades financieras a desistir de cualquier reclamo judicial en la operación de canje de bonos por fondos atrapados en el corralito.

Lavagna afirmó luego que «es perfectamente legítimo» que los ahorristas opten por mantenerse como acreedores de los bancos y desestimen el programa de bonos oficial, que en su primera etapa sólo consiguió una adhesión del 0,1% del monto total.

La representación de la ABA estuvo liderada por su presidente, Manuel Sacerdote.

Los banqueros reiteraron sus críticas al sistema de bonos optativos, sobre todo a la luz de la mala performance que tuvo la licitación del título a tres años y en dólares que originalmente venció el viernes, pero cuyo plazo fue extendido hasta el 16 por Economía.

En esa fecha también vence el plazo para canjear depósitos por títulos en dólares a 10 años y medio y en pesos a 5 años que se ofrece para la mayoría de los ahorristas atrapados en el corralito.

Por otra parte, Lavagna anticipó que Economía trabaja en la confección de los pliegos para designar a un asesor financiero internacional que se ocupe de armar un paquete de refinanciación de los compromisos pendientes con bancos y acreedores externos.

«La negociación con deudores externos no se puede empezar hasta tanto no se cierre con el FMI, Banco Mundial y el BID. Eso no impide que se vaya trabajando en otras cosas», dijo.

El ministro dijo que oportunamente le advirtió al propio titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Koehler, que la Argentina «no aceptará la hiperinflación» y consideró que el frente fiscal «está aceptablemente bien en la Nación y las provincias».

Para Lavagna, el hecho de que el índice del 11 por ciento de inflación alcanzado en abril pasado, haya bajado luego al 4 y finalmente, al 3,6 por ciento, «muestra una desaceleración de la inflación», expresó.

Lavagna criticó a «algunos técnicos que acá (en la Argentina) y en el exterior propician una salida por la hiperinflación, pues más que diagnosticar, lo que hacen es propiciar».

«La gente esta muy golpeada por muchos años de recesión como para agregar una cuestión de este tipo», consideró.

El ministro aseguró además que mantener el nivel de reservas es «un objetivo importante y se está cumpliendo».

Negó rotundamente que el gobierno busque imponer medidas que apunten a un seguro de cambio: «no, no, no y no al seguro de cambio. No hay más que decir al respecto».

Pronóstico durísimo

La Argentina se encontraría al borde del estallido social, debido a la incapacidad del gobierno de Duhalde y la falta de ayuda internacional para superar el colapso económico, según pronosticó ayer la revista especializada The Economist.

«La paciencia se está acabando en ese país», escribió el magazine financiero inglés, al pronosticar que Argentina podría ingresar en una espiral de graves estallidos sociales.

The Economist recordó que «los líderes latinoamericanos han pedido a Washington que intervenga por el problema económico que está atravesando la Argentina», pero sin conseguir hasta ahora que tal pedido conmueva a los organismos financieros internacionales. La revista – que leen los corredores de bolsa de Londres – estimó que debido a la presión social que existe en ese país y tras meses de negociaciones inútiles, el FMI y el gobierno de Estados Unidos han cambiado de tono con las autoridades argentinas.

«El FMI parece haber entrado en un «nuevo momento» de diálogo con Argentina», escribió el semanario económico, que por otro lado criticó duramente la actuación de Duhalde. «Durante meses, Duhalde se ha visto en complicaciones para restaurar el orden de un país al borde del colapso. Sus esfuerzos parecerían haber sido en vano ya que seis meses después de la desastrosa caída del peso, no hubo progreso alguno», escribió el magazine.

The Economist mencionó que «las protestas callejeras» colocan al país al borde de un estadio social. (ANSA)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora