Una escuela histórica llena de parches pelea por su espacio

En Colonia Suiza funciona la única primaria en decenas de kilómetros. Los chicos deben repartirse en espacios separados y hasta hacer actos en un pasillo.

07 sep 2017 - 00:00

Los 157 alumnos de la escuela entran apiñados en el pasillo de tres metros de ancho cuando se forman para izar la bandera. En ese mismo espacio reducido y alargado tienen la mayoría del año las clases de Educación Física y para realizar los actos en fechas patrias se dividen por grados porque la presencia de los padres impide que todos entren en el mismo lugar.

Así son las condiciones de los alumnos de la Escuela Primaria 129 de Colonia Suiza, la única de Jornada Extendida en 30 kilómetros de distancia y a la que asisten no solo niños del área de Circuito Chico sino que además llegan hasta del centro de Bariloche. Por eso la Asociación Cooperadora liderada por un activo grupo de padres impulsa desde hace años la necesidad de contar con un salón de usos múltiples con utilidad deportiva y más espacios para el dictado de clases y talleres.

“Tenemos una escuela que funciona bien pero tiene la necesidad de tener un espacio cubierto más grande”, señaló Paloma Perdomo, una de las madres de la cooperadora que junto a Tatiana Niveyro oficiaron de voceras del grupo de padres que meses atrás tuvo una reunión con la ministra de Educación, Mónica Silva, a quien le transmitieron el planteo.

La escuela cuenta con planos de un proyecto de ampliación para incorporar en el mismo terreno (que es de propiedad de Educación) un SUM, cocina, aulas taller, espacio de dirección, secretaría, sala de maestros y sanitarios. En una nota remitida en 2015, el secretario de Coordinación del Ministerio de Educación, Adrián Carrizo, informó a la cooperadora que “la obra se encuentra en proceso de autorización de llamado a licitación pública”. Sin embargo hasta hoy no fue incluida en ningún plan de ampliación.

Perdomo remarcó que “desde hace años se han hecho pedidos formales, se acondicionaron algunos sectores pero seguimos con parches, con la dificultad de no tener un espacio cerrado amplio”. Graficó que además de no tener un lugar para actividades físicas y de esparcimiento, “no se pueden realizar actos porque si vienen los padres se colma el espacio y de este modo no hay integración en la comunidad educativa”.

Los padres piden que al menos se comiencen las mejoras (en el sector donde está el estacionamiento) con la creación de un SUM y una cocina en condiciones ya que actualmente los chicos que están de 8 a 16 (con materias curriculares y cinco talleres a contra turno) reciben un refrigerio a media mañana, el almuerzo y la merienda, deben comer en los bancos de sus aulas dejando a un lado los cuadernos. Y la preparación de los alimentos para los 157 chicos se realiza en una pequeña cocina que fue construida en la década del ‘30 como cocina de la vivienda del director de escuela.

Actualmente la escuela “República de Suiza” concentra chicos desde los 3 años (ya que cuenta con Nivel Inicial) y fue una pionera de la educación, creada en 1937. Aún en su ingreso tiene la vieja campana de hierro y conserva un coqueto edificio de madera que fue declarado Monumento Histórico de Bariloche (donde ya no se pueden hacer cambios por ser patrimonio). En ese sector funcionan dos aulas, la cocina, la dirección y la secretaría. Detrás, en un edificio no integrado, hay otras tres aulas construidas con fondos de la cooperadora y la Junta Vecinal, y a unos 40 metros se ubica un ala de tres aulas edificadas en 2010 por Educación, que cuenta con un pasillo de tres metros de ancho que oficia de salón de usos múltiples.

La solidaridad, desde 1937 hasta ahora

Cuando Colonia Suiza era un sector agrícola, bien alejado de la ciudad, uno de los pobladores, Félix Goye, donó una hectárea de terreno de la llamada Colonia Nahuel Huapi para que se construya la escuela con el esfuerzo vecinal. “Fue una verdadera obra solidaria”, relatan los libros históricos. La escuela finalmente comenzó a funcionar en noviembre de 1937, con una única aula y la vivienda del maestro a cargo.

Con los años hubo ampliaciones y en el último trimestre de 2009 pasó a ser una de las escuelas de Jornada Extendida, con ocho horas de clase, con talleres de inglés, teatro, literatura, educación ambiental y acompañamiento al estudiante). Con la nueva modalidad creció el interés por la escuela que pasó de tener 80 alumnos a casi 160 en la actualidad y hay lista de espera.

Aislados
8 años
hace que la escuela es de jornada extendida sin que las instalaciones cuenten con el espacio adecuado.
3 edificios
tiene el predio de la escuela pero no están integrados. Los días de lluvia o nieve la vinculación es casi inaccesible.
DeBariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche