Bolivia «cacheteó» a Brasil y lo dejó en riesgo

El resultado pudo haber sido más abultado. El tetracampeón no puede perder con Venezuela.

Brasil complicó su clasificación para el Mundial 2002 y agregó una nueva dosis de angustia a su opaca campaña en las eliminatorias sudamericanas, al caer anoche ante Bolivia, en la altura de La Paz, por 3 a 1.

Bolivia le aportó una nueva cuota de incertidumbre a Brasil, que tiene asistencia perfecta en los mundiales, al doblegarlo en los 3.650 metros de altura de La Paz con las conquistas de Líder Paz y Julio César Baldivieso, éste en dos oportunidades, la última de tiro penal.

Brasil, que se había puesto en ventaja con un tanto de Edilson, se jugará la clasificación en la última fecha de las eliminatorias cuando enfrente como local al endeble Venezuela.

Fue la segunda derrota brasileña en La Paz en la historia de las eliminatorias. En 1993, en la serie para el Mundial de Estados Unidos, Bolivia le ganó por 2 a 0.

Bolivia asumió el protagonismo en el arranque ante un equipo de Brasil que no quería consumir sus energías en el altura de La Paz y que, además, especulaba con la igualdad.

El seleccionado local, dirigido ayer por primera vez por el argentino nacionalizado boliviano Carlos Trucco, administró la pelota pero careció de peso en el área rival.

Bolivia tuvo una de sus mejores oportunidades de la etapa inicial a los 21 minutos, cuando Paz sacó un disparo cruzado que se perdió cerca del palo derecho del arco custodiado por Marcos.

Brasil, sin embargo, se puso en ventaja en la primera ocasión propicia que se le presentó. A los 25, desde afuera del área, Edilson se despachó con un zurdazo que venció el esfuerzo del arquero Mauricio Soria.

La ventaja parcial brasileña, en claro contraste con los merecimientos de ambos equipos en la cancha, estuvo a punto de desvanecerse poco después, pero Marcos la defendió al manotear un potente disparo de Baldivieso.

La justa igualdad llegó sobre el final de la etapa: Paz capitalizó un error de la defensa brasileña y selló el empate con un remate desde la puerta del área.

El segundo tiempo radicalizó las actitudes. Bolivia se lanzó decididamente en búsqueda de la victoria frente a un rival tímido, sin ideas claras y con menos audacia. Los locales arrinconaron a Brasil en los primeros minutos del período final y desperdiciaron más de una docena de chances para adelantarse en el marcador.

El equipo de Scolari apenas respondió con algunos remates de media distancia.

Un espectacular disparo de Baldivieso, ayudado por la parábola que tomó en envío en la altura, puso en ventaja a Bolivia. Fue un remate desde unos 35 metros que venció a Marcos, la máxima figura de la cancha.

Después el propio Baldivieso liquidó el duelo, de tiro penal.

Así Bolivia se abrazó a la victoria, que pudo ser goleada, y sometió a Brasil a un proceso de angustia en la búsqueda de una plaza en el Mundial.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios