Boqueteros intentaron robar en el club Cipolletti

Ingresaron a la sede del club y trataron de abrir la caja fuerte. Después de tres horas de inútil trabajo desistieron. De todos modos, en el interior no había plata. Fue a pocos metros de donde dormían varios jugadores de la entidad.

CIPOLLETTI (AC).- Durante casi tres horas un grupo de asaltantes copó ayer a la madrugada las instalaciones del Club Cipolletti, en calle Mengelle. Redujeron al sereno a mano armada e intentaron sin éxito abrir un boquete en la caja fuerte.

Todo ocurrió apenas minutos después de que la comisión directiva con su presidente Horacio Freiberg a la cabeza -juntamente con Scilipoti, Rappazzo Cesio, Belza, Elosegui, Rubén Rodríguez y otros- se retirara del lugar posteriormente copado luego de una prolongada reunión, y a menos de 30 metros de donde se ubica el albergue de los jugadores.

Allí viven entre otros Leonardo Serrano, Osvaldo Luque y Castro Fune, quienes no escucharon. Alguno especuló que podrían haberse topado con la ira de los boqueteros, que no podían abrir la enorme caja metálica de caudales.

«Estos tipos no eran de acá. Si no, no hubieran venido a buscar plata justo aquí», comentó Pablo Scilipoti, relacionando su frase con la difícil situación económica y financiera de la institución.

El hecho comenzó a la 1.45 cuando dos sujetos -afuera había otro con un vehículo- tal vez saltando la cerca en Mengelle y pasaje Kleppe ingresaron al club.

Se toparon con el sereno, Gabriel Berdugo, a quien amenazaron de muerte. Le ataron fuertemente las muñecas con los cordones de sus zapatos, dejándolo luego tirado en una de las esquinas del gimnasio.

Los asaltantes iban a cara descubierta y accedieron a las oficinas administrativas y a la sala de reuniones de la directiva, ambas enfrentadas, ubicadas desde hace dos meses en el lateral del edificio que limita con la zona de las piletas de natación.

De la sala de reuniones arrancaron las cortinas y un gran pizarrón. Trasladaron esos elementos a la administración y -aparentemente para que no se refleje el sopleteado con la autógena desde los amplios ventanales- improvisaron una especie de mampara o pantalla y comenzaron con el «trabajo».

La caja es de grandes dimensiones y en su interior no había dinero. Sí, contratos de jugadores, papeles del club y documentos.

El gerente administrativo, Jorge González, dijo ayer que el gimnasio estaba invadido por el humo de los sopletes, y que aparentemente los boqueteros no se habían llevado nada de valor.

Revolvieron armarios y estanterías, dejando todo patas para arriba. Pese a que realizaron tres grandes marcas no lograron violentar la caja.

Para ingresar la autógena rompieron la ventana interna de la administración, pasaron por el sector del quincho de pelota a paleta y con barretas abrieron la puerta que da a la calle O»Higgins.

Pasaron, de ida y vuelta, junto a la escalera por la que se accede a los albergues de los jugadores, quienes tuvieron un sueño pesado que los salvó de un potencial encuentro con los ladrones de consecuencias imprevisibles.

Luego de tres horas de copamiento y al ver que no podían llevarse nada los atracadores se fueron por O»Higgins, donde los habría estado esperando otro compinche con un vehículo.

Cuando Berdugo se percató de que ya no había peligro se fue arrastrando hasta la escalera de los albergues y empezó a gritar pidiendo ayuda.

Lo escuchó Castro Fune, lo desató y de inmediato se dio aviso a la policía.

Casi al instante llegó una patrulla, luego convergieron más efectivos de la comisaría Cuarta y comenzaron los operativos, aunque hasta anoche no había novedades. Los asaltantes -se especula- habrían escapado hacia Neuquén.

Estuvo en el lugar gente de la Comisaría Judicial y la fiscal Alejandra Berenguer. Se levantaron huellas digitales y de zapatillas que estaban siendo analizadas en el contexto de la pesquisa.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios