“Brillante”



Nos regocijamos cuando algo nos sale brillante. Puede ser un acto interno o un movimiento exterior.

Un acto interno, como explicarnos con claridad ante un malentendido, responder lucidamente a un interrogante repentino o superar un escollo sentimental que nos enemista, tener el valor actuar de acuerdo a justicia aun a nuestro propio riesgo.

Puede ser un movimiento externo, como reparar un aparato torcido, terminar una obra de larga data, ofrecernos generosamente para una misión difícil, haber soportado con mansedumbre una incomodidad, regalar nuestra alegría en un ambiente hostil.

Entonces experimentamos una intensa satisfacción y recibimos muestras de aprobación que nos regocijan, además del alivio de haber puesto buen final a una situación comprometedora con nuestros propios medios.

El acto brillante nos regala un descanso interior y una autoaprobación que no nos engrandece sino que nos inunda de conformidad con nosotros mismo y con quienes la compartan.

El acto brillante tiene especial valor porque es raro, porque exige voluntad y porque reparte el beneficio.

Que el destino te brinde ocasiones de actuar así y de disfrutarlo con todo tu ser.

Alberto Félix Suertegaray

DNI 14.169.481

Roca

Alberto Félix Suertegaray

DNI 14.169.481

Roca


Comentarios


“Brillante”