Buscan el método para compensar a ahorristas

Aún sin medidas concretas, barajan alternativas para desarmar el corralito.



En medio de los aprestos para el primer cacerolazo contra el gobierno nacional, el equipo económico que encabeza el ministro Jorge Remes Lenicov continuó ayer analizando la posibilidad de pesificar a 1,40 por dólar todas las deudas que no hayan sido incluidas en la conversión original y el método que se aplicará para compensar a los ahorristas cuyos depósitos en dólares fueron transformados a pesos.

Así lo informó, al término del encuentro, que se extendió por más de cuatro horas, una fuente del Palacio de Hacienda, quien mencionó la preocupación que existe en la cartera económica por la caída que viene registrando la recaudación impositiva durante este mes.

La fuente señaló que todavía no se tomó ninguna medida en concreto, sino que “se sigue estudiando” los mecanismos más apropiados para desarmar el corralito financiero.

“Cuando haya algo que anunciar, se anunciará”, expresó el informante, quien admitió que, durante la reunión, se analizó también la confección del presupuesto de este año y la manera en que se cancelará la deuda que la Nación tiene con las provincias.

El funcionario sostuvo que “terminar con el corralito es uno de los objetivos principales” del equipo económico, por lo que la alternativa de la pesificación de todos los créditos y el establecimiento de un mecanismo de actualización para los depositantes podrían ser las vías que mayores adeptos cuenta en el gabinete de Economía.

La administración Duhalde enfrenta fuertes reclamos de los deudores que no fueron alcanzados por la pesificación, que benefició a los tomadores de créditos bancarios de hasta 100.000 dólares para la compra de vivienda, 30.000 para la refacción de casas, 15.000 para los créditos prendarios y 10.000 los personales.

Los deudores bancarios por encima de esos topes deben saldar sus obligaciones de acuerdo con la cotización 1,40 peso por dólar, mientras que los que contrajeron deudas por fuera del sistema bancario deben afrontarlas según la cotización del dólar libre.

En cuanto al presupuesto, la fuente indicó que “no se evaluó, por lo menos hasta ahora, la posibilidad de eliminar el aguinaldo”, como indicaban algunas versiones.

Respecto de la recaudación, el informante admitió que la caída de los ingresos públicos en enero será “importante”, aunque no precisó el porcentaje de merma.

La caída de la actividad económica y la evolución del dólar en el mercado libre de cambio también formaron parte de las conversaciones de los integrantes del gabinete económico, comentó la fuente.

En cuanto a la confección del denominado “plan económico sustentable” y del viaje de Remes a Washington para intentar conseguir asistencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), el informante señaló que “primero hay que terminar el presupuesto y después lo tiene que aprobar el Congreso”, antes de pensar en un auxilio financiero de ese organismo multilateral de crédito.

El FMI brindó ayer un mensaje de distención en el marco de la puja con el gobierno por la puesta en marcha de un nuevo plan económico. (Ver pág 8)

La subdirectora del organismo dijo ayer que “estamos ansiosos por ayudar a la Argentina”.

(DYN e Infosic)

Incertidumbre con Renault en Córdoba

El anuncio formulado por la empresa francesa Renault de no reanudar desde el lunes próximo su producción en la planta de Córdoba incrementa la incertidumbre y las perspectivas de un sector que se seriamente afectado por la crisis económica.

La suspensión en la actividad de Renault, la cual se podría mantener hasta el próximo otoño, fue anunciado ayer oficialmente por la compañía desde París, Francia.

La noticia confirma el deterioro que no logra quebrar la economía local en un mercado en el cual las ventas de automotores registra una caída superior al treinta por ciento en el último año.

El actual marco de restricciones financieras que presenta la población hace pensar a las automotrices que en los próximos meses no se lograra imponer un cambio significativo respecto al duro año que debieron encarar durante el 2001.

Año durante el cual debieron adoptarse sucesivas suspenciones en las plantillas de empleados de las distintas automotrices instaladas en el país.

Durante noviembre pasado las ventas del sector mostraron un desmoronamiento de superior a un 50 por ciento respecto a igual mes del 2001.

De igual manera, la disminución en los últimos doce meses alcanzó un 30,6 por ciento.

Cifras que resultan difíciles de modificar si se tiene en cuenta la delicada situación que se constata en los bajos niveles de poder adquisitivo que presenta la población en su conjunto. (DYN)

Dudas por el aguinaldo

En medio de presiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para reducir el déficit fiscal, el gobierno aún duda en mantener o no el aguinaldo en el sector de los empleados públicos.

De todos modos, el ministro de Trabajo, Alfredo Atanasof, negó que la administración peronista tenga planeado eliminar el pago del sueldo anual complementario durante 2002, tal como reclaman desde el exterior, mientras en Economía también niegan el proyecto.

Desde el Congreso, voceros de las presidencias de la Cámara de Diputados, a cargo de Eduardo Camaño (PJ), y del bloque de diputados justicialistas, a cuyo frente se halla Humberto Roggero, rechazaron con énfasis una iniciativa de esas características.

“Bajo ningún punto de vista vamos a aceptar una cosa así”, enfatizó a Infosic un portavoz del peronismo del Parlamento.

Un sector del Gobierno, funcionarios del área económica afines con las políticas de ajustes que reclaman banqueros y el FMI, son los que fogonean eliminar la histórica conquista del aguinaldo.

El argumento sostenido por los pro eliminación del aguinaldo es que esa iniciativa significaría un ahorro aproximado de 500 millones de pesos anuales para las cuentas públicas nacionales. “No hay ninguna consideración en ese sentido. Hemos recibido algunas consultas pero el Gobierno no está analizando esa posibilidad”, aclaró Atanasof.

Cuarta caída consecutiva de la Bolsa

Nuevamente, el peso se apreció frente al dólar al cerrar en 1,70/ 1,75 por unidad; mientras las acciones fueron otra vez víctima de la iliquidez y las tomas de utilidades y el riesgo país retrocedió hasta 4.155 puntos básicos (PB).

Así, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires perdió 0,72%, durante una rueda con poco movimiento, y los bonos 2,55%. Al tiempo que las tasas interbancarias acusaron un suave repunte.

A lo largo de la jornada, se detectó una reducción de la corriente compradora de divisas. Asimismo, las puntas de la cotización estaban muy abiertas. Es – dicen- un síntoma más del ahondamiento de la incertidumbre.

En tanto, se detectó un alto grado de pesificación de depósitos bancarios. Esta situación habría influido- de modo monetario- en la reducción de la demanda de moneda estadounidense.

Como es ya costumbre, el Banco Central (BCRA) intervino en la plaza cambiaria. Realizó una sola inyección de fondos a 1,60 pesos por unidad. No participaron de la operación las entidades financieras y cambiarias que mantienen cotizaciones vendedoras que superen en cinco centavos la oficial.

De esa forma, la brecha entre el dólar oficial y el libre se ubicó en 25%. Los operadores bursátiles calificaron esta jornada como una sesión donde no sucedió nada. Esto se comprobó a las claras en el volumen de operaciones. Las acciones movilizaron 14,5 millones de pesos. La renta fija totalizó 2,5 millones. Mientras tanto, el riesgo soberano cedió 51 PB en relación al jueves.

“La bolsa retrocedió de nuevo por una combinación de falta de liquidez y otra toma de ganancias”, reconoció un agente de la banca privada.


Comentarios


Buscan el método para compensar a ahorristas