Carlotto y una tarde con la frescura de los chicos

Habló sobre su historia y la de las "Abuelas" con niños cipoleños. Contestó preguntas y se emocionó por el interés de los estudiantes.



#

La "abuela" tardó en llegar, pero los chicos la aprovecharon al máximo para preguntarle sobre lo que vivió en la última dictadura y sobre su labor diaria.

CIPOLLETTI (AC).- El vuelo se había atrasado, pero igual la esperaron. Y hasta se quedaron unos minutos después de clases para escucharla, para hacerle alguna de las tantas preguntas que tenían preparadas y también para cantarle una canción.

Estela de Carlotto se emocionó con la frescura y el reconocimiento que le hicieron los chicos de la escuela primaria 283 de Cipolletti. Allí "la abuela" contó su historia, la historia de todos. Y habló también del apoyo que está recibiendo del actual gobierno nacional y de la necesidad de que los gobiernos provinciales ayuden por "la memoria, la verdad y la justicia".

A pesar de que hacía largos minutos que la esperaban, los chicos estuvieron atentos, escuchándola. Es que la presidenta de las Asociación Abuelas de Plaza de Mayo se expresó de una manera muy natural, como retrotrayéndose a sus tiempos de docente.

Y su mensaje llegó. Bastaba ver la carita de asombro de más de uno de los nenes cuando empezó a relatar el momento en que se llevaron a su hija Laura.

"Yo no la olvidé ni la voy a olvidar nunca", les dijo, poco antes de que comenzaran a realizarle algunas preguntas.

"¿Cómo puede sobrellevar la bronca viendo a represores sin ser juzgados?, ¿tuvo temor la primera vez que fue a Plaza de Mayo?, ¿el gobierno las apoya?", fueron las que se oyeron. El tiempo no alcanzaba para continuar porque los papás los esperaban afuera.

La abuela les respondió que no siente bronca sino "un dolor enorme" y que ese dolor lo aguanta porque está luchando. Que sí, que sintió mucho miedo y que empezó "a temblar como una hoja" cuando fue por primera vez a Plaza de Mayo. Y que tienen "muchísima ayuda", incluso económica, del gobierno de Néstor Kirchner. "Ojalá todos los gobiernos que vengan sean como éste o más", les dijo.

Luego de un cerrado aplauso, saludos, besos, fotos y abrazos, Carlotto -que había llegado a la ciudad en nombre del Programa Promotores Territoriales- habló con la prensa de la situación en el interior del país. "Las cosas han ido avanzando, por ahí no como uno quisiera porque también depende mucho del gobierno, pero vamos avanzando. En todos lados veo que hay espacios nuevos y abiertos que nos dan la confianza que la memoria no se va a perder y la justicia va a llegar", dijo.

Como lo había hecho ante los chicos y docentes de la escuela, aseguró que los organismos de Derechos Humanos "históricos" -las Abuelas entre ellos- están acompañando la gestión de Kirchner. Y no compartió la violencia que ejercen ciertas fracciones o grupos sociales, no necesariamente de Derechos Humanos, con distinto tipo de demandas. Las palabras de Carlotto llegaron un día después de que la agrupación Quebracho protagonizara, una vez más, incidentes con decenas de detenidos y heridos.

"Es bueno que pidan, lo que no compartimos es la violencia, donde por demandar sus derechos se violan los derechos del otro. No se puede hacer una manifestación y romper cosas, que son los bienes de todos. O hacer pintadas agresivas. Sino pedir. Nosotros llevamos 30 años pidiendo, vamos a la Plaza y no enervamos a la gente que a lo mejor tiene que ir a su trabajo y no puede llegar porque no le permiten, porque le rompen el coche. Esa intolerancia no es buena. Tampoco taparse la cara e ir con palos. Se puede demandar en paz y se consiguen las cosas en paz".

Luego de estar en Cipolletti, Carlotto pasó por Neuquén, donde se reunió con representantes del Foro de Defensa de la ley 2.302, de protección del Niño y el Adolescente.


Comentarios


Carlotto y una tarde con la frescura de los chicos