Carnes alternativas y autóctonas

A la oferta de porcinos y pollos se suma la de pavos híbridos. Los productores de Colonia Rural Nueva Esperanza comercializan en ferias y en forma directa al consumidor.

Los productores de nuestra región buscan en forma permanente alternativas productivas que mejoren sus ingresos dentro de sus explotaciones agropecuarias. Con esta motivación productores de la Colonia Rural Nueva Esperanza de la ciudad de Neuquén, se dedican a la producción de animales de granja.

Este barrio, ubicado en el extremo norte de la ciudad, está constituido por establecimientos rurales de pequeña escala, con superficies que tienen entre una y dos hectáreas. Los lotes están destinados a la producción primaria a partir de la disponibilidad de agua y energía eléctrica, servicios básicos para desarrollar sus actividades pecuarias.

Los emprendimientos son diversificados y se destacan las producciones de lechones, capones, pollos parrilleros y patos, observándose un incremento significativo de la producción de pavos híbridos.

Los pavos híbridos (Meleagris Gallipavo) son una especie que se destaca, por sus condiciones fenotípicas y corporales muy acentuadas respecto a las del pavo doméstico, diferenciándose por su rápido crecimiento y su buena conversión de alimento en carne. Estas cualidades visualizadas en los híbridos comerciales determinan que se distingan de otras especies por su abultada pechuga y su excelente peso final.

Los productores organizados en Asociación de Fomento Rural “Productores Unidos”, canalizaron a través de la Agencia de Extensión Rural del INTA Centenario y del programa Pro Huerta, del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, la necesidad de asesoramiento sobre producción de animales de granja y en particular sobre la cría de pavos híbridos.

En virtud de esta articulación se hizo una primera experiencia de capacitación y cría de 300 pavos blancos, en la temporada 2016, aves provenientes del Centro de Multiplicación de Aves del INTA Pergamino (Pcia. de Buenos Aires). En los talleres se analizaron temas como diseño de instalaciones, alimentación, sanidad y otros aspectos prioritarios para el adecuado manejo de los pavos en el período de crecimiento.

En el ciclo de cría de las aves, que insumió de cuatro a cinco meses para ambos sexos, se observaron pesos de faena que oscilaron entre 5 kg y 7 kg en las hembras, y en los machos variaron entre los 10 kg y 12 kg aproximadamente.

La óptima calidad y sanidad observada en todos los lotes, se logró a partir de la utilización de una dieta únicamente a base de alimento balanceado, formulado específicamente para estas aves y que demandan un 29 % de proteínas para las primeras semanas de cría. Luego paulatinamente las exigencias van disminuyendo hasta alcanzar 22% de proteínas en el momento de finalizar su ciclo de cría.

Es oportuno aclarar que la región del Alto Valle dispone de varias empresas agropecuarias que trabajan en la formulación de alimento balanceado específico para pavos.

Los animales se faenaron durante los meses de marzo y abril de este año, comercializándose luego con éxito en diversas ferias ubicadas en el centro de la ciudad de Neuquén y a través de ventas directas en el matadero de la Colonia.

Este nuevo tipo de carne, con muy buena aceptación de los consumidores, se caracteriza por su bajo contenido en grasa y colesterol. La presencia de proteína en su estructura muscular se puede equiparar con el resto de las carnes, oscilando entre un 20% a un 25 %. También su ingesta es beneficiosa para el organismo por su elevada concentración en minerales como hierro, potasio y magnesio. Otra característica destacable de la carne de pavo, es su bajo contenido en colágeno, factor que determina una digestibilidad elevada.

Las numerosas ventas realizadas motivaron a los productores de la Colonia Rural a aumentar su escala productiva, razón por la cual en el mes de octubre se comenzó con la cría de 450 pavos híbridos, sumándose 300 aves más en este mes. Se busca de esta forma una mayor oferta de carne de pavo en un mercado formal, durante un lapso de tiempo más prolongado.

Un componente a destacar es que los productores de la Colonia Rural Nueva Esperanza tienen algunas ventajas para producir. Disponen cerca de sus emprendimientos de una planta de faena que ha sido ampliada y cuenta con nuevo equipamiento, que hace más eficiente el trabajo de sus operarios. La misma trabaja con un médico veterinario que certifica la calidad y el estado bromatológico de los animales.

Por otro lado se suma que en el mes de octubre la Asociación de Fomento Rural inauguró, con mucho esfuerzo, una carnicería desde donde se venden al público las diferentes especies que se faenan en el matadero. De esta forma, los productores comercializan sus animales directamente con los consumidores y estos a su vez, se benefician logrando mejores precios al evitarse la intermediación.

“La carne de pavo se caracteriza por su bajo contenido en colesterol y por la concentración de hierro, potasio y magnesio”.
Jorge Sánchez,
AER Centenario
INTA
Dato
5 a 12 kg
El peso al momento de la faena, de los pavos híbridos producidos en Colonia Nueva Esperanza (Neuquén).

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.