Casi 200 vecinos multados por derrochar agua

Hubo 1.763 llamados de atención en el verano. Pero unos 200 frentistas deberán presentarse en los tribunales y los jueces definirán si les aplican la multa, que oscila entre 50 y 500 pesos.

NEUQUEN (AN).- Cerca de 200 vecinos deberán desfilar por los pasillos de los tribunales de faltas municipales, por derrochar agua potable durante los tres primeros meses del año. Luego de hacer su descargo, los jueces a cargo definirán si les aplican las multas correspondientes que oscilan entre los 50 y 500 pesos.

Estos datos, brindados por Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), se desprenden de la campaña realizada por las brigadas del organismo que durante el período enero-marzo controlaron el uso del agua en distintos puntos de la capital.

En rigor, fueron 1.763 los vecinos que recibieron una llamado de atención por derrochar agua. De éstos, a más de 190 se le aplicó una multa.

Las faltas más comunes que se detectaron fueron el riego de jardines fuera del horario establecido por el municipio y el EPAS, y dejar la canilla abierta mientras se lavan automóviles. Así lo indicó el jefe de las brigadas, Luis Sagaseta, en diálogo con «Río Negro».

Las multas se aplicaron a aquellas personas reincidentes que omitieron las advertencias de los brigadistas respecto al uso del agua, según lo establecido en el ordenanza municipal 153. Esta establece que los horarios para regar jardines son de 12 a 21, en otoño, y de 7 a 9 y 21 a 23, durante el verano.

Por este motivo, de acuerdo a lo establecido en el código de faltas municipal, deberán desembolsar entre 50 y 500 pesos de sus bolsillos si los jueces a cargo de los dos tribunales deciden aplicárselas.

Los sectores donde más infracciones se detectaron fueron los barrios Alta Barda, Santa Genoveva y Gamma, indicó Sagaseta. En el oeste también se registró un alto número de faltas, en los barrios Alto Godoy y Gastronómico, principalmente.

Las estadísticas reflejan también que fueron muchos los vecinos que colaboraron con el accionar de las brigadas. Durante los tres meses que duró el operativo de control del agua, se recibieron 150 llamados en las oficinas del EPAS denunciando el derroche de agua.

Los brigadistas del EPAS trabajaron durante dos turnos, de lunes a viernes, en los 47 barrios que tiene la ciudad con agua corriente.

En los que mayor derroche se detectó, trabajaron por la mañana y tarde a un promedio de tres barrios por día. Donde el derroche fue menor, los brigadistas recorrieron el lugar una vez por día, lo que les permitió supervisar seis barrios por jornada.

El mes de enero de el de mayor trabajo, según las estadísticas. El total de faltas detectadas durante este mes ascendió a 1010, mientras que las multas llegaron a 101.

El pico respecto a las primeras fue de 125 faltas en un día. Y las multas de 13.

En febrero, las cifras descendieron de forma considerable. Sagaseta adjudicó esto al trabajo realizado el mes anterior. Las faltas detectadas fueron 503 y las multas 59.

En tanto en marzo, el último mes de inspecciones debido al comienzo del otoño y a la baja que se registra en el uso del agua, las faltas llegaron a 250 y las multas a 30.

Debido a esto último, a partir de abril las brigadas empezarán a trabajar en el control de la calidad de servicio. Esto se traduce básicamente, en supervisar los diferentes reclamos de los usuarios.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios