Caso Belsunce: desmienten coimas y apuntan contra el vecino



BUENOS AIRES (DyN).- Nora “Pichi” Taylor, la única de los allegados a la familia de la asesinada María Marta García Belsunce que logró un sobreseimiento tras las sospechas en su contra, desmintió ayer ante el tribunal haber dicho que se hayan pagado coimas para evitar una autopsia y apuntó con dureza contra el vecino Nicolás Pachelo. “Pachelo me da miedo, ¿qué hacemos?”, le dijo María Marta a Taylor luego de que le secuestraran al perro, relató ayer la mujer frente al tribunal oral que juzga al viudo Carlos Carrascosa.

Incluso, la mujer se convirtió en la primera testigo que aventuró una explicación de cómo pudo haber muerto María Marta: dijo que fue tratando de escapar por la ventana del baño cuando se vio sorprendida por el intruso que entró a la casa, y que por eso tenía sólo las zapatillas mojadas y no el jogging, algo que siempre llamó la atención.

Pero además la mujer insistió en despegarse de las sospechas que vinculaban a la familia con el encubrimiento y negó enfáticamente la principal prueba que la llevó a estar procesada -hasta hace unos meses- en la causa.

La prueba se funda en los dichos de Inés Ongay, una amiga de la infancia de María Marta que asegura que “Pichi” Taylor le dijo: “Como esto se podía haber abierto en suicidio u homicidio, el Gordo pidió que no la llevaran para hacer autopsia y que la enterraran en el último horario” y que “pagamos para hacer lo que el Gordo quería”.

Con énfasis, Taylor negó la existencia de esa conversación y desmintió a Ongay, tras asegurar que el fiscal Diego Molina Pico encontró a su “testigo estrella” gracias a ella, que le facilitó el teléfono.

Pero el debate por los dichos de Ongay y Taylor se ventilará el jueves próximo en un careo entre las protagonistas.

Ayer, el testimonio de Taylor se basó en reforzar las sospechas contra Pachelo. Definió su vínculo con el matrimonio María Marta-Carlos Carrascosa como “amigos del alma”, al declarar en el juicio al viudo por el homicidio de su esposa. Y validó los intentos de la familia para insistir en que el asesino no es el marido sino algún ladrón durante un asalto, marco en el cual apuntó a Pachelo. “En esa época había robos en el club (Carmel) y a María Marta le estaban robando. Ella advirtió que había alguien dentro de la casa. Quiso escapar por la ventana del baño y para eso tuvo que atravesar la bañera, ahí se mojó las zapatillas”, aventuró.


Comentarios


Caso Belsunce: desmienten coimas y apuntan contra el vecino