Celebraciones y críticas por el doble Nobel de la Paz en Liberia

Los liberianos celebraron hoy en Monrovia la concesión del Nobel de la Paz a su presidenta, Ellen Johnson- Sirleaf, y a la activista Leyman Gbowee, aunque también hubo críticas al galardón.

Cuatro días antes de las segundas elecciones presidenciales tras el conflicto, Johnson-Sirleaf, la primera mujer elegida al frente de un país africano, y Gbowee, que organizó un movimiento pacífico que puso fin a la guerra de 14 años en el país, fueron galardonadas con el Nobel de la Paz junto a la activsita yemení Tawakul Karman.

Figuras del mundo político y otros ámbitos celebraron en la noche del viernes en Monrovia en una fiesta organizada por Johnson-Sirleaf. El galardón a Gbowee, que ahora dirige la Women Peace and Security Network Africa desde la capital de Ghana, ccra, se celebró en un evento más tranquilo.

En la prensa de hoy, los comentaristas atribuyeron a Gbowee el trabajo de base de aquello que la comunidad internacional vincula con Johnson-Sirleaf: el levantamiento del país tras la guerra. “Gbowee allanó el camino para que Johnson-Sirleaf fuera presidenta”, aseguraba el comentarista Samuel Abu.

Al recibir la noticia del Nobel, el opositor Congreso para el Cambio Democrático celebró una marcha en protesta que reunió a miles de personas. En un mitin ante la multitud, Winston Tubman dijo que la presidenta no se merecía el premio.

“Es una militarista”, señaló en referencia a su apoyo a Charles Taylor en los años 80. “Llevó la guerra a nuestro país y lo saqueó”, añadió. “Necesitamos un cambio (...) no nos vamos a comer el Nobel”.

dpa


Comentarios


Celebraciones y críticas por el doble Nobel de la Paz en Liberia