Cierra el bar Cipolletti, testigo de miles de historias

Después de más de 70 años, y afectado por la crisis, baja sus persianas uno de los comercios más icónicos de la ciudad.



Juan José Rolando está al frente del bar desde que era muy joven. Lo mantuvo con vida “por los empleados”. Foto: Mauro Pérez.

Juan José Rolando está al frente del bar desde que era muy joven. Lo mantuvo con vida “por los empleados”. Foto: Mauro Pérez.

Varias generaciones de cipoleños han pasado durante más de 70 años por el icónico bar Cipolletti, compartiendo historias y amistades. Ubicado en pleno centro, sobre la calle Roca, guarda en cada rincón de su estructura fotos, cuadros, carteles y decenas de recuerdos que lo detienen en el tiempo. Fue un lugar casi sagrado de billares, cartas y café.

Como muchos otros comercios, no pudo sobrevivir a la crisis que atraviesa el país y le quedan apenas y unos días “de vida”. A fin de mes cerrará definitivamente sus puertas.

El dueño, Juan José Rolando, contó que por la situación que pasa el país, “el bar no está andando y ya estoy debiendo mucho. Tengo muchas deudas, cuesta mucho, pero ya es definitivo el cierre, si todavía no lo hice fue por los empleados”.

Rolando, empezó a trabajar en el bar a los 26 años para ayudar a su padre. Desde ese momento el negocio abre de lunes a lunes. Eso lo hizo testigo de reuniones políticas y de amigos, reencuentros, alegrías y tristezas de los clientes que lo visitaban, y también de cierre de otros negocios. Ahora le llegó su turno.


Los muchachos de siempre


Cerca del mediodía, empezó a llegar un grupo de hombres que saludaban a Juan y pasaban al fondo. Se fueron distribuyendo en diferentes mesas y empezaron a acomodarse para jugar a las cartas. “Por las noches suelen armarse las partidas de pool” comentó uno.

Cartas. Uno de los motivos por los que se juntaban los muchachos. Foto: Mauro Pérez.


“Son parte al bar”, expresó entre risas Rolando y agregó “me llevo muchas amistades, algunas ya no están pero los tenemos presentes en nuestras charlas”.

Como ese grupo, muchos otros han pasado por el lugar, incluso con integrantes “ilustres” de la historia de la ciudad.

La historia del negocio familiar empezó a escribirse en 1946 con sus primeros dueños, los hermanos Giacinti. Después vino Casali y siguió Parra que se lo vendió a los actuales dueños, los Rolando.


Temas

Cipolletti

Comentarios


Cierra el bar Cipolletti, testigo de miles de historias