Trump no juega, pero entorpece

11 sep 2018 - 00:00

Estados Unidos, pese a su retirada del acuerdo de París sobre el cambio climático, sigue entorpeciendo las negociaciones internacionales, denunciaron el sábado en Bangkok participantes en la reunión de preparación de la COP24.

“Estados Unidos ya no juega, pero sigue imponiendo las reglas”, criticó un negociador de primer nivel, en alusión a una delegación estadounidense que participó para “envenenar” los debates

De momento, no se pudo obtener ningún comentario del lado norteamericano. Según este responsable y otras fuentes, Washington quiere impedir que se fije un marco estricto para financiar un plan de acción global, lo que obligaría a una mayor transparencia.

El Acuerdo de París prevé en efecto que los países deben detallar sus contribuciones, para que la comunidad internacional pueda estar segura de que las sumas anunciadas por unos y otros no son un mero anuncio propagandístico, que incluya préstamos o presupuestos ya prometidos en el pasado.

En esta semana de negociaciones en Bangkok, muchos delegados de países pobres han denunciado la ausencia de voluntad de los países ricos en permitir que el proceso avance. “Los negociadores norteamericanos han trabado de forma activa cualquier tipo de progreso” criticó Harjeet Singh, del grupo de protección del medioambiente ActionAid .

En Bangkok, en el marco de una jornada mundial para reclamar acciones urgentes contra el cambio climático, unos 200 manifestantes se congregaron delante de la sede regional de la ONU, donde tuvo lugar de preparación para la próxima cumbre del clima, la COP24, prevista en Polonia dentro de tres meses.

Por su lado los pequeños Estados insulares que participan en la reunión lanzaron un grito de alarma ya que están “en primera línea” del cambio climático, según la expresión de Amjad Abdulá, negociador jefe de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (Alliance of Small Island States, AOSIS), que agrupa a unos 40 países, de las Maldivas a Bahamas.

Los 190 Estados participantes tienen hasta fin de año y la 24ª Conferencia del Clima de la ONU en diciembre en Katowice, Polonia, para definir las normas de aplicación del pacto de 2015, que tiene como objetivo limitar el aumento de temperaturas por debajo de los 2°C, incluso 1,5°C, respecto a la era preindustrial.

Las tensiones entre los países han conducido este verano boreal a la parálisis del Fondo Verde del clima de la ONU, ya afectado por el fin de la contribución de Estados Unidos, decidida por Donald Trump. El acuerdo prevé una ayuda anual de 100.000 millones de dólares hasta 2020 para los países pobres, que reprochan a los países ricos que cuentan demasiado con el sector privado.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección