Comarca petrolera: bronca por la falta del agua

Un grupo cortó la ruta en el acceso aPlaza Huincul.

#

Los camiones cisterna fueron los únicos que abastecieron a la población, que debió recurrir a cualquier recipiente para cargar agua.

Fernando Ranni

CUTRAL CO - PLAZA HUINCUL (ACC).- El agua comenzó a volver lentamente anoche a los hogares de la comarca petrolera, tras padecer casi 48 horas sin suministro y abastecidos sólo por camiones cisterna. Hartos de la situación, un grupo de vecinos cortaba al cierre de esta edición la Ruta 22 en el ingreso a Plaza Huincul.

Los pobladores de estas dos ciudades, donde la crisis hídrica es recurrente (ver aparte), tuvieron ayer que depender de bidones, baldes y cualquier tipo de reservorio para almacenar un poco de agua que les permita afrontar la escasez del suministro.

Los camiones repartieron el agua potable en la mayoría de los barrios. El EPAS informó anoche que a las 19 se restableció el bombeo, y horas después el líquido llegó a las canillas. De todos modos anoche un grupo de vecinos mantenía cortada la ruta, aunque había caminos alternativos.

Ayer, desde temprano, los vecinos empezaron a esperar la llegada de los camiones aguateros en las diferentes sedes comunitarias. Si bien al principio hubo confusión y falta de precisión, luego –para el caso de Cutral Co– se informó el cronograma y recorrido que iban a hacer los camiones cisterna.

A diferencia de lo que ocurrió en otras ocasiones –como la crisis de hace ocho años– no hubo distribución de agua envasada.

La que llegaba en los camiones cisterna se repartió en cada uno de los recipientes que los vecinos llevaron.

Botellas, bidones o baldes, todo era útil para acumular un poco de agua que permitiera afrontar las actividades cotidianas. Algunos hicieron varios viajes para asegurarse la provisión necesaria.

Antes de las 8, el intendente de Huincul, Juan Carlos Giannattasio, estuvo en el corralón municipal y seguía de cerca el operativo de los camiones. Fue allí cuando recibió el llamado del presidente del EPAS, Víctor Marecos, quien le anunció que la planta de potabilización en la meseta Buena Esperanza comenzaba a producir porque los niveles de turbidez habían disminuido.

“El aliciente es que se empezó a producir, pero se demorará porque hay que llenar la cisterna y luego sí se llena la red domiciliaria”, sostuvo Giannattasio, lo que ocurrió recién después de las 19.

En los barrios a los que no había llegado el camión durante la mañana, si ocurrió por la tarde. De todos modos, un grupo de vecinos se autoconvocó después de las 13 en el límite de las dos ciudades para reclamar por una solución definitiva al agua, y un rato más tarde cortaron en el acceso a Plaza Huincul. Allí seguían anoche.

CUTRAL CÓ - PLAZA HUINCUL


Comentarios


Comarca petrolera: bronca por la falta del agua