Comienza a despejarse el panorama electoral




El peronismo antikirchnerista logró aglutinar un espacio que en las próximas elecciones podría tener una fuerte presencia per se en las provincia de Buenos Aires, Córdoba, Capital Federal, Santa Fe y Entre Ríos, alimentado por una alianza con el macrismo. José Manuel de la Sota (Córdoba), Roberto Lavagna (Capital), Hugo Moyano y Francisco de Narváez (Provincia de Buenos Aires), lanzaron ayer una “alternativa de gobierno para el 2015” al kirchnerismo. No obstante, saben que las elecciones legislativas de octubre son clave para esa construcción, por eso llamaron a poner “límites” al gobierno nacional. La novedad de las últimas horas tiene que ver con la posibilidad cierta de que De Narváez encabece la lista de diputados nacionales por ese espacio, en territorio bonaerense. En principio, De Narváez le ganó la pulseada al intendente de Tigre, Sergio Massa, que aún no se definió si participará o no de los comicios, pese a los elogios desparramados por Felipe Solá hacia su persona. Massa tiene previsto, por lo menos, hacer jugar a los intendentes de su grupo, con listas propias para concejales, pero sin postulantes a legisladores provinciales. El armado definitivo está en proceso. El aliado elegido en varios distritos es el macrismo, pero hay que definir qué grado de alianza tiene, distrito por distrito. En Capital está casi cerrada la candidatura a senador de Lavagna, a la vanguardia de la nómina, para la que el PRO solo le otorgaría un lugar para el peronismo disidente; en provincia, aún no hay acuerdo con Macri, con idas y vueltas en las negociaciones con De Narváez; Córdoba es tierra del delasotismo; mientras que en Santa Fe, la idea del PJ anti-K es sumarse a Del Sel. En la construcción de ese frente, deberá dirimirse sin que la sangre llegue al río el espacio que ocuparán los hombres de la CGT opositora de Hugo Moyano y de la central de Luis Barrionuevo, afín a De la Sota. El oficialismo, en tanto, aún no tiene definido los nombres y la idea de Cristina Fernández es anunciarlos a último momento, una estrategia que vino utilizando en las últimas elecciones, de modo de dejarle poco tiempo a la oposición para que se rearme.

walter schmidt (DyN)


Comentarios


Comienza a despejarse el panorama electoral