Cómo será el Congreso del 2000

Si gana la Alianza, en Diputados tendrá entre 112 y 115 escaños y el PJ decrecería de 122 a 104 ó 105. Pero si triunfa el justicialismo, podría mantenerse y hasta aumentar el número de sus bancas. La diferencia numérica será mínima y cobrarán protagonismo Acción por la República y los partidos provinciales, que totalizarían aproximadamente 29 representantes. En el Senado, la Alianza está en total desventaja, sin embargo los partidos ya iniciaron negociaciones.



Buenos Aires.- Las próximas elecciones nacionales le plantean un complejo panorama parlamentario al gobernante que asuma el 10 de diciembre ya que los vaticinios no le garantizan una mayoría considerable ni al peronismo ni a la Alianza en la Cámara de Diputados.

En caso de un eventual triunfo de la fórmula Fernando De la Rúa-Carlos Alvarez, en la Cámara baja cosecharían entre 112 y 115 diputados, y el PJ pasaría de tener 122 a 104 ó 105, ya que podría perder bancas en las provincia de Buenos Aires y en la Capital.

Hasta el momento, el justicialismo ya tuvo cuatro bajas en la representación por las provincias de San Luis, La Rioja, Neuquén y Tierra del Fuego, sin embargo, en caso de triunfar el próximo 24, el peronismo podría mantener, y hasta aumentar el número de sus adeptos en Diputados.

Las dificultades que deberá afrontar la Alianza con una ajustada mayoría en Diputados, que no le garantiza el quórum propio, se verán incrementadas por la situación en el Senado, donde también está en total desventaja.

Gobierne quien gobierne desde el próximo 10 de diciembre, la situación de la Cámara Alta recién se modificará sustancialmente en el 2001, cuando se estrene la elección directa de los senadores, tal como se dispuso en la reforma de la Constitución Nacional en 1994.

En rigor, la diferencia de bancas entre el PJ y la Alianza en la Cámara de Diputados será mínima y en consecuencia clave, ya que en ese contexto aumentarán su protagonismo los partidos Acción por la República de Domingo Cavallo y los partidos provinciales -que totalizarían 29 representantes aproximadamente-.

En caso de que triunfe De la Rúa, uno de los primeros conflictos que se desatará será por la presidencia de la Cámara baja, que actualmente ostenta el bonaerense Alberto Pierri.

La tradición parlamentaria señala que el partido gobernante en el orden nacional tiene preeminencia para disponer la administración tanto de Diputados como del Senado. Sin embargo, este principio no fue respetado por la Alianza en la provincia de Buenos Aires y algunos duhaldistas quieren ajusticiar ese caso en la Cámara baja.

La pelea por ese cargo, filas adentro de la Alianza, está entre el bonaerense Federico Storani y el porteño Rafael Pascual, quien a pesar de estar más cerca del candidato a Presidente llevaría las de perder.

En tanto, en el Senado, el PJ y la Alianza iniciaron negociaciones hace dos meses. De esos encuentros, que aún no derivaron en ningún acuerdo preelectoral, se estima que la presidencia provisional podría recaer en el delarruista García Arecha, quien además de ser apoyado por radicales tiene buena relacion con los menemistas de la Cámara alta.

Otra cuestión que en Diputados ya despertó disputas es la presidencia de algunas comisiones que resultan claves para el manejo de los proyectos y su posterior sanción en el recinto.

Entre otras, las negociaciones se centran sobre la comisión de Presupuesto y Hacienda que actualmente preside el santafesino Oscar Lamberto y que podría pasar a encabezar el mendocino Raúl Baglini.

También son reclamadas por la Alianza la comisión de Asuntos Constitucionales y la de Relaciones Exteriores, que actualmente están en manos de los peronistas Norma Godoy -luego de retirarse de licencia Carlos Soria para asumir como secretario de Seguridad de la provincia de Buenos Aires- y Fernando Maurette, respectivamente.

(Infosic)


Comentarios


Cómo será el Congreso del 2000