Cómo vendrá la economía en los próximos meses

Economistas coinciden en la necesidad de corrección del tipo de cambio y discrepan en momento y condiciones



EL DÓLAR, LA INFLACIÓN Y EL EMPLEO

Por Roberto Pico

desde Mendoza

Distintos economistas coincidieron en que un nuevo ajuste del tipo de cambio es necesario para corregir desequilibrios macroeconómicos, aunque discreparon sobre el momento en que debería implementarse y bajo qué condiciones políticas y económicas.

Dos paneles de economistas centraron la atención en la 35 Convención del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) y en ellos el diagnóstico fue similar, a partir de la falta de financiamiento externo que afronta la economía y la persistente inflación.

Cómo seguirá el dólar: hablan Melconián y Frigerio

El más directo en su proyección fue Carlos Melconián, quien enfatizó que “el gobierno no podrá eludir una medida cambiaria” y se animó a pronosticar que el nuevo precio del dólar debiera ser del orden de 10,65 pesos, valor con el que la situación macroeconómica se asemejaría a la de enero.

El economista evaluó que “si no hacen nada, se producirá antes de enero” de 2015, pero aclaró que “tal vez hagan un pre-quirúrgico para llevar el tipo a 9 pesos”, aunque consideró que eso sólo demoraría la decisión final.

Por su parte, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx resultó más académico en su enunciado y al criticar la actual situación cambiaria señaló que “no estamos en equilibrio, a menos que pretendamos seguir perdiendo reservas”.

A su vez, agregó que “existe una tendencia a la dolarización que se profundizará en los próximos meses”.

A su turno, el presidente del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, consideró que “vamos a tener que corregir muchas variables y entre ellas el tipo de cambio, pero no hay que hacerlo ahora con una inflación del 40 por ciento porque en seis meses se pierde toda la competitividad ganada”.

Habrá devaluación en diciembre, dice González Fraga

Luego, el ex titular del Banco Central Javier González Fraga se pronunció a favor de una “unificación del mercado cambiario en forma gradual” y advirtió que “cualquier devaluación en un contexto inflacionario como en el que estamos se transformaría en un colapso social”. El economista también planteó:

* “que habrá una devaluación en diciembre es comprarse un enorme problema”,

* “existe una situación complicada en la economía ya que hay una “inflación” con “recesión importante” y consideró que si el Gobierno llega a solucionar la cuestión con los holdouts “se puede mejorar mucho” el panorama.

* “lo que le juega a favor al Gobierno es que hay nada más que 500 días al cambio de gobierno, si esto fuese un gobierno que recién empieza, la situación sería caótica”,

* “como es un gobierno que se va es limitada la desesperación, podrá pasar cualquier cosa pero en un año se están yendo”,

* “nos enfrentamos a una situación complicada, con mucho nervio en el mercado cambiario. “Hay falta de dólares sin ninguna duda y hay déficit fiscal creciente y eso significa emisión de pesos, por lo cual el Gobierno es tímido a la hora de absorber pesos, porque tiene miedo de agravar la recesión. La inflación no termina de bajar a pesar que la recesión es importante, sobre todos en la industria. Sí el Gobierno llega a una instancia en el verano pudiendo resolver el tema con holdouts, eso puede mejorar mucho la situación”.

Marx: “Estamos entrando en un déficit de cuenta corriente que debe resolver”

El economista Daniel Marx alertó sobre las consecuencias que tendrá sobre la economía real las restricciones que enfrenta el sector comercial para financiar su actividad por el impacto del litigio con los holdouts.

“El problema no es tanto la aceleración del PAR o lo que salga del juicio con holdouts, sino la falta de financiación para importaciones y para la prefinanciación de exportaciones”, sostuvo.

Afirmó que “la política monetaria debe ir de la política fiscal”, al tiempo que advirtió que la economía argentina está “entrando en un déficit de cuenta corriente que debe resolver”.

Sobre la situación financiera de 2015 señaló que la deuda a pagar pasará de 7.600 a 13.000 millones, pero consideró que es “bastante manejable”.

Al respecto explicó que se concentran vencimientos en el tercer trimestre, entre los que destacó el de 6.500 millones de dólares en BODEN 15.

“Hay una posibilidad, para mí bastante alta, de que el gobierno ofrezca un canje voluntario de este título a 2018 y yo creo que tendría muy buena acogida”, concluyó.

Un escenario externo poco favorable

Por su parte, Javier Finkman, economista jefe para América del Sur del banco HSBC, alerta que la región se enfrentará en los próximos años a un escenario externo menos favorable y con crecimientos más bajos, situación que consideró llevará a los países a ajustar sus tipos de cambio.

En ese contexto, señaló que serán aquellos que tengan una mejor situación fiscal y una menor inflación los que “podrán llevar adelante ese proceso de mejor forma”.

Aunque con matices, las evaluaciones de corrección cambiaria efectuadas por los economistas disertantes, coincidieron con el pedido mucho más explícito realizado por el presidente de IAEF, Guillermo Rimoldi, quien enfatizó que la devaluación es necesaria en el corto plazo para que las empresas recuperen competitividad.

DyN


Comentarios


Cómo vendrá la economía en los próximos meses