Con las acusaciones se abre la etapa de alegatos

El presunto fraude fue de 30 millones, según los peritos.



#

CASO TEMUX

Archivo

NEUQUÉN (AN).- La audiencia de hoy del juicio por la presunta estafa el BPN en 30.000.000 de pesos/dólares a través del grupo Temux, puede sellar la suerte de algunos imputados. Desde las 8:30 los fiscales Pablo Vignaroli y Marcelo Jara y los querellante Oscar Pandolfi y Juan Coto harán sus alegatos y si alguno de ellos no es acusado será absuelto.

Desde el jueves será el turno de los defensores, etapa que demandará varios días porque son muchos los imputados y al final los jueces Alejandro Cabral, Carina Álvarez y Ana Malvido, con la interpretación de las pruebas reunidas en voluminosos expedientes que se armaron a lo largo de más de diez años de investigación, las declaraciones de testigos e imputados, darán su fallo.

Los testimonios y relatos escuchados en las audiencias atravesaron todos los contenidos. Desde certezas y falsedades pasando por reacciones que partieron de la bronca y llegaron hasta las lágrimas; contundentes acusaciones cruzadas, entre los imputados y de éstos con testigos; revelaciones de negociaciones plagadas de sospechas, intereses personales, políticos, empresarios y financieros.

Y una denuncia de amenaza en pleno juicio que si bien rozó el escándalo en función de los involucrados –habrá que ver qué derivaciones tiene porque abrió un camino que lleva directamente al más alto terreno político-, no afectó las audiencias más allá de las alternativas propias de una confrontación jurídica.

Mucho para comentar dejaron 17 audiencias de unas cuatro horas de promedio cada una.

El interés del proceso es conocer la verdad, determinar la responsabilidad de cada imputado y si le cabe fijarle una pena y, no debe quedar de lado, abrir la puerta para recuperar los 30.000.000 de pesos, sin actualización, que son fondos públicos y deberían volver al tesoro provincial.

Como se podía esperar los intereses contrapuestos de algunos imputados se evidenciaron con virulencia en la última semana de testimonios y sin duda sirvieron para atar algunos cabos sueltos.

Uno fue el de Félix Racco revelando la intimidad de la negociación de la deuda de Temux en la que involucró, además de las autoridades del BPN, a funcionarios políticos desde el exgobernador Jorge Sobisch a los exministros Alfredo Esteves y Claudio Silvestrini.

A los síndicos Ana Esteves y Martín Pío Elustondo los acusó de haber “mentido, de faltar a la verdad” cuando declararon.

A Esteves le atribuyó haber recriminado a José Oser ser el responsable de la vinculación de Temux al BPN. El empresario José Medina, también imputado, posteriormente corroboró esa versión.

Emilio Brocca, presidente de una de las empresas del grupo, sorprendió un tanto al culpar a los directivos del BPN y del gobierno de provocar, al cerrarle las cuentas, la quiebra definitiva de las empresas.

Y dijo que “esa decisión obedeció a intereses claramente políticos, como surgió de la declaración de Racco”.

Los fiscales Jara y Vignaroli

y los querellantes Coto y Pandolfi


Comentarios


Con las acusaciones se abre la etapa de alegatos