Coronavirus: mucho teletrabajo pero pocos materiales y protocolos

Una encuesta a 700 organizaciones empresariales y sociales, adherentes al Pacto Global de Naciones Unidas en Argentina, pidió saber qué acciones tomaban frente al Covid-19.



¿Qué acciones están tomando las organizaciones empresariales y de la sociedad argentina en respuesta al Covid-19?

Una encuesta realizada días atrás a empresas y entidades adherentes al Pacto Global de Naciones Unidas en nuestro país determinó que prácticamente todas están adoptando el teletrabajo como medida esencial frente al coronavirus, seguido de acciones de sensibilización e información a los colaboradores. Un 60% respondió que ha cesado sus actividades, mientras que un 37% dijo que alterna colaboradores en el lugar de trabajo.

Sin embargo, pocas organizaciones están adquiriendo materiales parar sus empleados o han elaborado protocolos internos de detección y alerta de colaboradores expuestos al virus.

Entre las entidades que respondieron, un 48% están alcanzadas por el decreto 297/2020 para seguir operando normalmente, y un 45,6% no.

De los que contestaron la encuesta, la mayoría señaló pertenecer a organizaciones de tipo empresarial (76,3%). Un 56% precisó que la entidad está emplazada en AMBA (Ciudad de Buenos Aires y conurbano de la provincia) y 44% en otras provincias.

¿Dónde buscaría información sobre el Covid-19?, les preguntaron. Casi todos respondieron que lo harían en el sitio web del Ministerio de Salud de la Nación o en el de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otros menos refirieron a los medios de comunicación.

La red argentina del Pacto Global opera en el país desde 2004 y cuenta con más de 700 organizaciones adheridas. Son las que fueron consultadas en la encuesta.

Más del 60% de las organizaciones se definen como “empresariales” con al menos 10 empleados en forma directa.

También hay organizaciones de la sociedad civil, incluyendo Cámaras empresariales, universidades y gobiernos locales, que forman parte de la red argentina.


Comentarios


Coronavirus: mucho teletrabajo pero pocos materiales y protocolos