Creció el pedido de ayuda estatal para curar chacras

La séptima edición del Programa de Agroinsumos Rionegrino se pondrá en marcha el lunes. Este año cubrirá más de 8.700 hectáreas, mucho más que en años anteriores, según Fruticultura.



#

Los productores tendrán que retirar las órdenes en las cámaras locales. El metil azinfos llegará a mediados de octubre.

ALLEN (AA).- Desde el próximo lunes, teniendo en cuenta las fechas de aplicación de los emisores de feromonas para asegurar la sanidad en las chacras, se pondrá en marcha una nueva instancia del Programa de Agroinsumos Rionegrinos (PAR).

La entrega de las órdenes de retiro para la provisión de los insumos será en las Cámaras de Productores. La distribución de metil azinfos está prevista para mediados de octubre.

Se trata de la séptima campaña del plan que financia los productos para llevar adelante las curas en los montes frutales de toda la provincia. Este año cubrirá más de 8.700 hectáreas.

Según se informó ayer desde la Secretaría de Fruticultura, este año aumentó considerablemente la cantidad de beneficiarios y se solicitó atención para 7.447 hectáreas para la Técnica de Control Químico (TCQ) y 1.324 hectáreas para la Técnica de Confusión Sexual (TCS).

“En la orden de retiro de emisores se consignan las hectáreas aprobadas y se incluyen todas las alternativas disponibles de emisores de feromonas, debiendo el productor seleccionar la que considere más conveniente según su requerimiento técnico-económico hasta el total de hectáreas aprobadas y presentar la orden en el distribuidor correspondiente”, se detalló.

El lunes comenzarán a ser entregadas las documentaciones a las cámaras de aquellas solicitudes aprobadas.

Además, los distribuidores indicados por los proveedores entregarán el dispenser elegido por el productor. El programa contempla una asistencia técnica de parte del vendedor con visitas cada 15 días.

El PAR fue diseñado antes del año 2000 cuando las economías regionales pasaban por una difícil situación económico financiera condicionadas por la política macroeconómica del país, que afectaba el negocio, no contaba con capital de trabajo, ni posibilidades de financiamiento, se recordó.

Esta situación generaba, entre otras dificultades, problemas en el combate de las plagas, y en particular la principal plaga regional para las producciones de peras y manzanas que es la cydia pomonella (carpocapsa).

En ese contexto se armó el Programa de Agroinsumos Rionegrino, orientado a pequeños y medianos productores. Se puso en marcha en la temporada 2000/2001, a través de la Funbapa “con un financiamiento del Banco de la Nación Argentina, con el que se lleva adelante la primera experiencia, con el aval del gobierno de Río Negro y con la participación de Río Negro Fiduciaria SA, que desarrolla y lleva a cabo la administración de la fiducia, que permite atender el financiamiento”.

Autoridades de Fruticultura evaluaron como positivo el desarrollo de esta herramienta para recuperar el dinero invertido, “lo que permite dar continuidad al mismo y se comienza a repetir en las distintas temporadas”.

Un informe sobre la marcha del programa destaca que hasta la temporada 2003-2004, se financiaban agroquímicos para la Técnica de Control Químico (TCQ) y a partir de la temporada 2004-2005 se avanzó en el financiamiento de insumos para la aplicación de la Técnica de Confusión Sexual (TCS).

Actualmente se está implementando la séptima temporada, en la cual se concretó la preinscripción para brindar cobertura a unas 7.447 hectáreas para el control químico y 1.324 hectáreas para el control sexual. En los próximos días se inicia la entrega de los dispenser y en octubre la del metil azinfos.


Comentarios


Creció el pedido de ayuda estatal para curar chacras