Crespo, un goleador que se convirtió en gran DT

El entrenador de Defensa y Justicia le impuso su estilo al flamante campeón de la Copa Sudamericana.

Hernán Crespo demostró su jerarquía como entrenador en Defensa y Justicia, flamante campeón de la Copa Sudamericana. Gentileza.

Entre varias aristas dignas de elogio, la espléndida coronación de Defensa y Justicia pone en entredicho la extendida creencia de que sin una materia prima de primer nivel es imposible participar con posibilidades de éxito y coloca a Hernán Crespo en el centro de un escenario que se ha ganado con creces.

Nada más lejos que deducir que Defensa y Justicia jugó muy bien sólo por ganar la Copa Sudamericana y que el logro en sí representa un absoluto que clausura todo discernimiento conceptual.

Por lo contrario, la secuencia es inversa y lo suficientemente visible como para limpiar camino por fuera de un mero juego de palabras. Más bien Defensa y Justicia se hizo fuerte jugando bien y en todo caso la conquista tiene rango de fruto maduro.

En alguna medida Crespo tomó las cosas donde la dejaron media docena de entrenadores que, a grandes rasgos, comparten el mismo ideario futbolístico o por lo menos propiciaron modos similares, como son Jorge Almirón, Diego Cocca, Ariel Holan, Sebastián Beccacece, Juan Pablo Vojvoda y Mariano Soso.

Desandado el camino de la impronta de Defensa y Justicia en esa línea de continuidad, se encuentran sorprendentes puntos en común, como por ejemplo planteles austeros, jugadores cedidos por clubes grandes, experimentados del ascenso, juveniles y equipos insospechados de ataduras, con agresividad bien entendida y una férrea vocación de ejercer el protagonismo en cada partido o, en el peor de los casos, de compartirlo.

Tan marcados y pasmosos esos indicadores comunes que transmiten la sensación de que Wálter Busse y Wálter Acevedo eran hermanos mellizos, y Enzo Fernández el hermano menor de los dos, y algo similar sucede con Alexander Barboza, Lisandro Martínez y Héctor Martínez.

Por misterioso que parezca, y lo es, o no tanto, hace seis años o más todavía que en el Halcón de Florencio Varela hay como mínimo un defensor central que amén de conocer el oficio de marcar, sabe proponerse como fundador de cada avance y hay también un mediocampista central entendedor, pasador y criterioso.

No tan misteriosa es la mano de Crespo, el ex Valdanito campeón con seis camisetas, las de River, Parma, Lazio, Milan, Chelsea e Inter, que a menos de una década de saltar a la dirección técnica propició un equipo con todo en su lugar.

Antes de darle concepción al flamante ganador de la Copa Sudamericana, el excentrodelantero del seleccionado argentino hizo una experiencia en el Módena de la segunda división de Italia y luego hizo su debut en Argentina con un Banfield que ya mostraba rasgos de su propuesta de juego pero que no pudo consolidarse por la falta de futbolistas de vocación goleadora.

Defensa y Justicia fue mucho más que Lanús en la definición de la Copa Sudamericana. Gentileza.

Este Defensa y Justicia es un equipo de esos que inspiran una exclamación tan añeja como el deporte de la pelota número 5, como "¡Qué bien juega!". El Halcón es equipo ni temeroso ni temerario, que ataca con muchos y defiende con muchos y se siente a gusto en el ejercicio de una presión ni ansiosa ni morosa que le permite fijar las condiciones y el ritmo del juego.

Después de la conquista, Defensa y Justicia festejó a lo grande en Córdoa. Gentileza.

Según se ve, más temprano que tarde Crespo encarnó el apotegma primordial de Marcelo Bielsa, uno de los técnicos más significativos que tuvo cuando futbolista, que postulaba el Loco que los entrenadores no tienen otra opción que imponer lo que piensan.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Crespo, un goleador que se convirtió en gran DT