Alerta: Manifestantes levantaron el corte de ruta

Cruces de la 22, riesgo cotidiano para automovilistas y peatones

Los pasos más peligrosos están en los tramos en obra de Huergo, Godoy y Mainqué. Ingresar a la ruta es otro drama. Abundan los excesos de velocidad.



#

Ni el que pasa por abajo ni el que ingresa tienen buena visibilidad. Ni hablar de lo que sucede a la hora de salida escolar.(Foto: néstor salas )

La habilitación del puente elevado de la ruta 22 a la altura de la escuela primaria 43 de Ingeniero Huergo, dejó a la vista una mejora sensible en la seguridad para quienes deben cruzar la ruta de norte a sur, aunque aún son muy riesgosos los restantes cruces donde se ejecutan las obras de construcción de los puentes elevados.

Hasta el viernes, momento en el que se habilitó la circulación por el puente elevado de la ruta 22 a la altura de la escuela 43, ubicada sobre la margen sur de la vía, a tres kilómetros al oeste de Ingeniero Huergo, el cruce peatonal por debajo del puente era un riesgo, ya que todo el tránsito pasante por la ruta lo hacía por las calles colectoras.

Si bien el grueso de los alumnos llega hasta este establecimiento educativo en transporte escolar, algunos otros lo hacían en el servicio interurbano de pasajeros, por lo que debían atravesar caminando por debajo del puente y al mismo tiempo las dos calles colectoras con el tránsito normal de la ruta.

Esta situación demandaba que en el horario de ingreso y salida del establecimiento educativo, en el lugar se tuviera que contar con presencia policial para lograr que los automovilistas reduzcan la velocidad, y en caso de no tener uniformados, docentes o personal de servicio debía ir a buscar a los chicos.

La situación de riesgo se repite en los restantes puntos donde están en construcción los puentes elevados, tal es el caso de los ingresos a General Enrique Godoy, Ingeniero Huergo y Mainqué.

En estos puntos los riesgos no sólo se dan con los peatones que deben atravesar la ruta de norte a sur o en sentido contrario, sino también para los automovilistas que deben ingresar al tránsito de la 22, en especial quienes salen de las localidades ubicadas al norte de la ruta y deben ingresar al tránsito en sentido oeste este.

La construcción de las paredes con bloques de hormigón sumado a otras estructuras como andamios situados sobre las calles colectoras, complican la visión de quienes intentan ingresar hacia la ruta, y a su vez también dificultan la visión de quienes circulan por la calle colectora.

Sin lugar a dudas el sector con mayor dificultad para lograr el cometido de acceder al tránsito de la ruta se encuentra en General Enrique Godoy, donde quienes salen desde la localidad con la intención de dirigirse hacia Villa Regina, tienen una nula visión de la calle colectora, debido a que en ese lugar la construcción del puente tiene una leve curva en dirección al norte, lo que oculta la calle colectora a la visión de quienes intentan ingresar al tránsito.

En estos cruces hay que realizar maniobras arriesgadas, como asomar prácticamente la mitad del vehículo hacia la calle colectora para poder tener una visión de la misma.

Aunque en todos los puentes en construcción, donde el tránsito de la 22 debe circular por las calles colectoras norte y sur, existen carteles señalizadores que indican que la velocidad máxima es de 20 kilómetros para atravesar los cruces, prácticamente ningún automovilista respeta dicha indicación y circula a una mayor velocidad de la permitida.

Esta no es la única dificultad, ya que también quienes circulan por las calles colectoras e intentan ingresar hacia las localidades mencionadas, en distintas oportunidades se encuentran con varios vehículos parados en paralelo con la intensión de sumarse a la 22.

El escenario es y será complejo mientras continúen las obras en esta parte del Valle.

Quienes salen desde la localidad de Godoy con la intención de dirigirse hacia Villa Regina
tienen una

nula visión de la

calle colectora.

Se vienen las obras de los Tres Puentes

Mientras la habilitación del primer paso elevado generó alegría y alivio para los usuarios habituales de la ruta, en las próximas semanas se generará otro punto crítico en el tránsito en la 22 con la habilitación de dos puentes Bailey ubicados en el sector de los Tres Puentes, para permitir el inicio de las obras de construcción de otro elevado, que en este caso atravesará el canal principal de riego.

En las últimas semanas, sobre el canal principal y un desagüe que corre paralelo, se instalaron dos puentes Bailey, al norte y al sur de la ruta 22, en tanto que se finalizó con la pavimentación de las calles colectoras que darán acceso a esas estructuras.

Los puentes Bailey permitirán el paso de un vehículo por vez por cada mano de circulación.

Datos

Quienes salen desde la localidad de Godoy con la intención de dirigirse hacia Villa Regina
tienen una
nula visión de la
calle colectora.

Comentarios


Cruces de la 22, riesgo cotidiano para automovilistas y peatones