Cuentas pendientes y logros de la nueva gestión policial en Río Negro

El Jefe de la Policía de RíoNegro, Osvaldo Tellería, evaluó la marcha de su trabajo. La actuación en pandemia, algunos cambios que se vienen en el curso de la Tecnicatura en Seguridad y el “doloroso” caso Mandagaray, fueron algunos de los temas.

A poco más de cumplir siete meses al frente de la Policía de Río Negro el comisario general OsvaldoTellería realizó un balance de gestión en el que destacó logros y reconoció algunas cuentas pendientes.

Tras un largo recorrido en la fuerza el 17 de noviembre último recibió la propuesta durante un encuentro con la gobernadora Arabela Carreras, mientras se desempeñaba como Director General de Prevención, Seguridad y Orden Público.

Tras aceptar tuvo que esperar las definiciones administrativas para ser presentado oficialmente el 1 de diciembre y cubrir así el lugar que dejara vacante Jorge Jara.

Sobre su trabajo sostuvo que “el balance siempre es positivo, más allá de las distintas circunstancias que pueden haber pasado durante estos siete meses” y contó que “he recorrido la provincia, las distintas Regionales, las unidades, hemos trabajo y articulado algunas cuestiones con los municipios, con los vecinos”.

Entre los puntos más importantes destacó “el trabajo que viene realizando la Dirección de Toxicomanías y los cuerpos de investigaciones de la provincia, porque hemos tenido hechos graves, homicidios y en general los tenemos esclarecidos y tiene que ver con el trabajo que han realizado con esos cuerpos”.

Sobre algún cambio significativo desde su asunción explicó que “hemos cambiado la apertura hacia el personal, tanto yo como mi subjefe (OrlandoCañuqueo) atendemos a todo el personal que tenga necesidades o alguna situación especial, eso creo que es importante y el personal también lo destacada; y otro tema es la relación con la secretaria de Estado de Seguridad (Bettiana Minor) tenemos un permanente contacto para articular distintas actividades y planificar, tanto en la faz policial como prevencional”.

Su llegada al máximo escalón de la fuerza se dio luego de 35 años de servicio y “en la carrera hay cambios en cada paso de jerarquía. Lo vas viendo, analizando, por eso conocés que hay situaciones que se pueden mejorar y en eso estamos”.

Adelantó que “una de las cosas que encaramos en el área de capacitación es la proyeccción de una mejora en la técnicatura en Seguridad General para darle otra impronta, para buscar especialidades”.

Hemos cambiado la apertura hacia el personal y, con el subjefe, atendemos a todo el que tenga necesidades o alguna situación”.

Osvaldo Tellería, Jefe de la Policía de Río Negro.

Dijo que están trabajando con la Secretaría de Seguridad y Justicia para presentar en 2022 “un nuevo plan de estudios que se trataría de la tecnicatura pero con orientaciones como criminalística, narcocriminalidad, investigaciones, seguriad vial, comunicaciones, inclusive, bomberos; que son lugares que hay que reforzar porque hay que cubrir al que se retira con personal especializado”.

Agregó al respecto que “sería un tronco común el primer año y a partir del segundo encarar la especialidad”.


La renovación de equipos fue un desafío en el marco de la pandemia pero contó que se sumaron diez móviles “por una compra que estaba proyectada desde el año pasado” y espera otros 50 vehículos que se sumarán a partir de una licitación que está en marcha.

Por otra parte “se incorporaron las body cam, que son 80 y 50 se pueden utilizar para trabajo nocturno y se repartieron entre las distintas regionales”.

Señaló que “es importante la incorporación de gente, porque es necesario sumar personal” aunque aclaró que “no estamos reducidos en la cantidad sino en los curso que se pueden realizare, hoy hay un solo curso en marcha en la escuela de Sierra Grande” cuyos aspirantes “primero estuvieron en cápsula en Viedma durante diez días” y “comenzó el curso de segundo año de oficales, que arrancó en la Escuela de Cadetes y que van a egresar a fin de año y se pudo incorporar a los cadetes de primer año que están en Viedma desde principio de mes”.

Resaltó, por su importancia, y “demuestra el apoyo que tenemos, un anticipo de fondos del gobierno provincial para realizar las reparaciones de los móviles que viene con un desgaste importante y algunos están fuera de servicio”.

También contó que “hay unos cursos de capacitación virtuales referidos al ciber crimen, al lavado de dinero, a los delitos medio ambientales; que son importantes para reforzar la capacitación del personal”.

Tellería fue designado en noviembre y asumió el 1 de diciembre de 2020. Foto: Marcelo Ochoa

Una muerte que puso la lupa sobre la formación policial


El pasado 15 de abril en Bahía Creek falleció el joven oficial ayudante Gabriel Emanual Mandagaray durante el curso de ingreso para formar parte del Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate (COER).

Además del dolor interno por la pérdida de un integrante de la fuerza, hijo de dos oficiales superiores, la noticia puso en el centro de la escena el método utilizado para la formación de los integrantes de los grupos especiales.

“Impactó mucho en la fuerza, era un joven que recién había egresado como oficial, hijo de dos oficiales superiores, conocido por todos” dijo Tellería y reconoció que “golpeó en el ánimo de todos, pero seguimos adelante con las ganas de siempre y, en especial, apoyando a la familia”.

En lo personal señaló que “tengo la tranquilidad que se tomaron todas las decisiones que se tenían que tomar respecto a las personas que están involucradas en esta situación. Esto es así y soy categórico”, aunque no quiso brindar más detalles ya que está en curso la investigación judicial para determinar qué ocurrió y los posibles responsables.

En cuanto a la formación de los uniformado agregó que “en los cursos básicos tenemos que ver las formas, esos cursos son exigentes para las unidades especiales” pero “tiene que ver con la proyección, con el análisis de resultados y, principalemente, con el personal que lo tenga que cumplir”.

Pidió que los intructores a cargo “estén certificados y que tengan la experiecnia para hacerlos, tiene que ver que con eso, con un análisis más profundo. Nunca un curso de esas características va a ser más o menos exigente, sí tiene que ver con las formas en que se va a hacer la exigencia al personal que realiza el curso”.

Recordó que “estos cursos no solo se hace en RíoNegro, se hacen a nivel país, con personal nuestro que ha participdo dentro y fuera de la provincia”.

Dijo que el lamentable desenlace no puso en duda su lugar en la fuerza porque “recibí todo el apoyo de la secretaria (Minor) como de la gobernadora (Carreras) y no sentí que se estuviera especulando con que me pudiera ir o no.Algunos tal vez lo hicieron”, señaló.

La Jefatura de Policía separó al responsable del Coer y a tres instructores que estuvieron durante la capacitación en la que murió Mandagaray.


La pandemia provocó cambios, pero “nunca nos quedamos sin personal”


“La pandemia complicó en general a todos” señaló Tellería y contó que “si un empleado se contagia implica el aislamiento de una guardia completa” y reconoció que “tener que reestructurar toda una guardia en una comisaría no es un dato menor”.

Esa situación dijo que “afecta la prevención, la disponibilidad del recurso humano” pero “siempre se articuló y se trató de realizar apoyos con las unidades especiales” y destacó “las Brigadas Rurales, el Cuerpo de Seguridad Vial, laMontada, con el grupoCoer y la Brigada Motorizada”.

Cubrir bajas entre el personal es una situación que le tocó vivir de cerca ya que el pasado año, mientras integraba la plana mayor de la fuerza, fue traslado 22 días a Roca para hacerse cargo de la Unidad Regional ante el caso positivo de su jefe.

Durante los quince meses de pandemia “se puso mucho esfuerzo en los controles, por las restricciones, durante todo el año pasado y este también, principalmente con esta segunda ola”.

Valoró que “la situación se va sobrellevando” porque afectó “al ciudadadno y también a la fuerza policial” pero aclaró que “nunca hemos quedado en alguna unidad sin personal, sí hubo disminuciones”.


El rol del ciudadano en materia de seguridad


Convencido que está en el camino correcto el jefe policial indicó que “lo que fuimos proyectado durante el año se va cumpliendo”.

Como objetivo importante dijo que “hay que mejorar, en algunos lugares, en algunos sectores, el acercamiento con la ciudadanía, con la población”.

Señaló que esto “no es una cuestión menor” y “comparto la visión de la secretaria que la seguridad no se construye sólo desde la policía, es una cuestión multidisciplinaria y para eso el vecino -que no es responsable de la seguridad- es importante en aportar sus ideas, su conocimiento, inclusive sus críticas para poder mejorar”.

Agregó que “en algunos lugares está en marcha y en otros menos, pero vamos en ese camino” aunque “falta algún empuje”.

Nuevo equipamiento

50
el número de móviles, entre autos, camionetas y motos; que se sumarán a la fuerza a partir de una licitación en marcha.

Comentarios


Cuentas pendientes y logros de la nueva gestión policial en Río Negro