Cumple 45 años un ícono de Mercedes

El modelo W 116 nació en 1972 y rápidamente se transformó en un vehículo reconocido por su diseño y por varios avances en seguridad inéditos para la época. Revistas especializadas lo catalogaron como “uno de los autos más perfectos del mundo”.

Siete años después del debut del Mercedes W109, el año 1972 marcó el inicio de la serie W116, que a primera vista parecía solo un cambio de generación del fabricante en Stuttgart. Sin embargo, además de todo el refinamiento técnico y el estilo cromado tan distintivo, el nuevo sedán introdujo por primera vez la designación genérica Clase S, abriendo el camino para una historia de éxito incomparable.

Después de todo, el buque insignia de Mercedes se ha convertido bajo esta denominación en el sedán de lujo más exitoso del mundo. Seis generaciones y más de cuatro millones de automóviles construidos lo avalan.

Hoy en día, cuando incluso una Clase S se adapta a la moda y está pensada tanto para jóvenes ascendentes, directores de empresas o la vieja alcurnia, el W116 parecía en aquel momento un coche inaccesible, con un diseño que transmitía cierta autoridad.

El sedán de casi cinco metros de largo opacó a todo lo que circulaba por las calles aquel año.

La prestigiosa publicación alemana “Auto, Motor und Sport” calificó a la nueva berlina Clase S como “uno de los autos más perfectos del mundo”. El elogio se basó en una serie de innovaciones, que establecieron nuevos estándares en la seguridad y la comodidad del auto. Entre las novedades se incluyó, entre otros, el depósito de combustible protegido contra colisiones, un volante de seguridad de cuatro radios, ventanas laterales repelentes a la suciedad y amplios faros delanteros y traseros.

En 1977, el Clase S marcó además el inicio de la era del motor turbodiésel en autos de turismo. Inicialmente sólo se vendió en Estados Unidos y Canadá.

A partir de 1978, también fue el primer vehículo de producción en el mundo que incorporó el sistema antibloqueo de frenos (ABS). Si se compara un 350 SE de la flota del museo de Stuttgart con una Clase S actual se nota rápidamente cuánto han cambiado los valores en medio siglo. Mientras que actualmente la Clase S es una mezcla de salón multimedia y suite de primera clase, el W116 sigue siendo relativamente sobrio: las butacas están todavía cubiertas de tela, el habitáculo es de vinilo simil madera de roble, la radio es analógica y detrás del enorme volante hay tres instrumentos redondos.

También se destacan cambios significativos en la dinámica de la conducción. Mientras que ahora una Clase S alcanza sin problemas el límite voluntario de 250 km/h, el motor V8 de 3,5 litros y 151kW/205 caballos que está en el museo debe esforzarse para romper la marca de 200 km/h.

Pero el desarrollo del W116 no paró. La serie 4.5 SEL 6.9 con 210kW/286 caballos fue el primer coche de producción que incorporó un sistema ABS electrónico para las cuatros ruedas. Nuevamente la revista “Auto, Motor und Sport” lo calificó como “el mejor coche del mundo”.

“Básicamente, el comprador debe ser consciente de que un viejo Clase S no es un coche barato, eso no ha cambiado en 45 años.”
Advirtieron representantes del Club Alemán, seguidores de la Clase S.
Datos
generaciones y más de 4 millones de unidades fabricadas avalan el éxito del W116 a nivel mundial.
6
fue el año en que el Clase S introdujo el sistema antibloqueo de frenos como equipamiento de seguridad.
1978
agencias

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.