Dan a la Policía el control de la venta de alcohol

Es el primer paso de una campaña de "mano dura" lanzada por la municipalidad neuquina para evitar el expendio a menores y fuera de los horarios autorizados. La comuna admitió que sus inspectores no daban abasto para controlar.



NEUQUEN (AN).- Antes de fin de mes la policía de la provincia podrá intimar, infraccionar y hasta clausurar los comercios que vendan bebidas alcohólicas después de las 23 en la capital neuquina. Con esta medida, la municipalidad impondrá “mano dura” a la venta ilegal de alcohol, luego de admitir que los inspectores municipales son insuficientes para detener el expendio nocturno de bebidas.

Para llevar adelante su proyecto, la comuna firmará un convenio con el ministerio de Gobierno y Justicia -del que depende la policía- antes de que finalice abril, según prometió ayer el director de Comercio municipal, Alejandro Vidal.

El funcionario reconoció públicamente que la municipalidad detectó la existencia de “300 a 400” lugares que en las noches venden alcohol al público.

La decisión se dio a conocer ayer, durante la reunión que se llevó a cabo en el subsuelo de la comuna, a la que asistieron la mayoría de los dueños de boliches, confiterías, pools y locales nocturnos de la ciudad. En la reunión expusieron funcionarios de la subsecretaría de Seguridad Ciudadana y Justicia, de la policía provincial, de Defensa Civil de la comuna y de la Defensoría del Pueblo de la ciudad.

Después de abordar denuncias de vecinos por los ruidos molestos y otros inconvenientes en inmediaciones de locales bailables, el debate se centró en los problemas derivados del deambular de jóvenes y adultos en estado de ebriedad, particularmente durante la madrugada.

Los dueños de centros nocturnos admitieron que un gran porcentaje de sus clientes ingresa a sus locales después de haber tomado “tres o cuatro cervezas”. Agregaron que no hay control nocturno que evite que los comercios vendan cerveza u otras bebidas a bajo costo durante la noche y protestaron porque -dijeron- cuando se producen incidentes “siempre tiene la culpa el bolichero”.

Detallaron cómo los “noctámbulos” se las ingenian para llevar los baúles de los autos cargados con bebidas alcohólicas y revelaron que “a veces salen del lugar, toman algo, y vuelven a ingresar”.

Vidal recordó la vigencia de la ordenanzas que prohíbe el expendio de alcohol entre las 23 y las 8 de la mañana en cualquier local habilitado; a excepción de los lugares donde se vende “al copeo”, como confiterías, pubs o restaurantes.

Agregó que está prohibida la ingesta de alcohol en los autos, plazas, calles u otros sitios públicos.

El funcionario admitió que aunque se conoce el problema de la venta clandestina “no tenemos la capacidad operativa para cubrir los negocios que venden ilegalmente en la noche aunque los tenemos detectados, son unos 300 ó 400”. Agregó que en algunos barrios hay casas de familia que “abren una ventana y venden cervezas”.

Detalló que para la inspección nocturna la municipalidad dispone de sólo seis agentes de jueves a domingo, motivo por el cual se resolvió delegar en la policía provincial el poder de inspección. Los agentes dispondrán de boletas para efectuar la intimación y estarán facultados para “infraccionar e inclusive a clausurar los comercios en los que detecten la venta nocturna de alcohol”, dijo Vidal.

“Firmaremos un convenio donde compartiremos el poder de policía que le corresponde al municipio”, reiteró Vidal al tiempo que recalcó que el objetivo del acuerdo es “ampliar la capacidad operativa” de la comuna.


Comentarios


Dan a la Policía el control de la venta de alcohol