De Buenos Aires a Neuquén, atraído por Vaca Muerta

Un trabajador petrolero optó por abrir su propia firma ante los vientos de cambios en la formación no convencional. Asegura que el panorama es bueno pero que el acceso al financiamiento ralentiza el desarrollo de los emprendimientos locales.



La primera sede de la micropyme que forjó José Salcedo estuvo en Plottier. (Foto: Oscar Livera)

La primera sede de la micropyme que forjó José Salcedo estuvo en Plottier. (Foto: Oscar Livera)

Después de trabajar más de 30 años en la sede central de Pérez Companc (luego Petrobras) en Buenos Aires, José Salcedo decidió mudarse a Neuquén para encarar su propio proyecto empresario atraído por las oportunidades que Vaca Muerta genera desde sus comienzos.

“Junto con un socio local creamos SerOil y comenzamos a operar en julio de 2014, en principio con el alquiler de trailers”, contó Salcedo y explicó que luego incorporaron la gestión de unidades de terceros. “No es lo mismo tener un trailer que alquilarlo, hay que conocer el ambiente. Nosotros somos serios y eficientes a la hora de gestionar”, dijo.

Si bien es una micro pyme con ocho operarios fijos, la empresa fue creciendo y de a poco pudo ofrecer otros servicios como obras civiles. “En general hacemos oficinas, galpones, movimiento de suelos, alambrado de predios, además asistimos a empresas que necesitan personal porque tenemos gente preparada y habilitada para trabajar en yacimientos”, comentó.

El próximo paso será la fabricación de sus propios trailers. A principio de año la empresa trasladó su sede desde Plottier a Vista Alegre, donde cuenta con más espacio. “Afortunadamente hay demanda y creemos que va a crecer mucho más. Seguramente tomaremos más personal”, precisó Salcedo.

Comentó que los altibajos típicos de la actividad petrolera “nos hacen pensar mucho antes de decidir una ampliación de la empresa” y explicó que a eso se suma el complicado momento económico que vive el país. “El principal insumo de los trailers es el hierro, y por más que sea nacional su precio está dolarizado, lo que hace difícil mantener un precio por mucho tiempo”, dijo.

En números

8
son los empleados que posee la pequeña empresa que acaba de trasladar su sede a la localidad de Vista Alegre.
5 años
cumplirá en dos meses la firma que con el paso de los años ha sumado más servicios.

También existe la posibilidad de que incorporen capitales de terceros que quieran invertir. Salcedo contó que “antes todos los trailers venían de Buenos Aires por una cuestión de costos, pero afortunadamente la región aprendió de eso y hoy hay varias empresas en la zona que construyen unidades de calidad”.

SerOil trabaja con operadoras pero fundamentalmente con empresas de servicios especiales. “Creo que el secreto es no sobredimensionarse, nuestro crecimiento fue constante pero paulatino, siempre reinvirtiendo las ganancias. Si hubiera créditos a tasa razonable quizás ese crecimiento se pueda dar en forma más acelerada”, expresó.

Dijo que la coyuntura actual para las pymes es “preocupante” y reclamó la urgente solución al alargamiento de los plazos de pago por parte de las empresas “que están jugando a la timba financiera con nuestro dinero”.

Abogó por alguna entidad financiera que pueda comprar las facturas que emiten las pymes. “Eso nos permitiría comprar insumos y pagar sueldos en un momento de alta inflación”, cerró.

La planificación a largo plazo, la clave para las pequeñas compañías

José Salcedo, socio gerente de SerOil, es uno de los tantos emprendedores que comenzaron con su propio proyecto empresario a partir de las enormes expectativas que despertó el comienzo de la explotación hidrocarburífera en Vaca Muerta.

“Este es un negocio de décadas, hay que mirarlo a largo plazo y no a dos o tres años, ese fue un error que cometieron algunos pensando que iban a pasar de ser una pyme a una gran empresa en poco tiempo y después no pudieron sostener su estructura”, comentó.

Marcó como el gran déficit de Vaca Muerta la falta de “infraestructura asociada a semejante emprendimiento” y señaló que no solo faltan rutas adecuadas, ferrocarril y servicios en general sino “todo lo asociado a las comodidades necesarias para la cantidad de gente que va a llegar: viviendas, escuelas y salud”.

El emprendedor criticó la falta de infraestructura en Añelo y advirtió que la carencia de servicios básicos encarecen los desarrollos.

Salcedo dijo que hoy los gobiernos “no se cansan de enumerar todos los beneficios que Vaca Muerta le puede reportar al país, pero la realidad es que en Añelo hay un parque industrial sin los servicios básicos, por lo que una empresa que se radica allí tiene que comprar un generador para tener electricidad y eso encarece los costos”.

Sin embargo, se definió como un optimista y consideró que “tarde o temprano esto tendrá un desarrollo exponencial”. Señaló que “hoy está explotado apenas el 3% de Vaca Muerta, por eso no estoy en contra de que lleguen empresas de otros lugares porque los que estamos hoy acá no vamos a dar abasto con la demanda”.


Comentarios


De Buenos Aires a Neuquén, atraído por Vaca Muerta