De la reina de belleza al embajador del pueblo

Un nuevo paradigma se va imponiendo en las fiestas populares y los aniversarios de las ciudades, donde la estética pierde la corona para hacer foco en lo que se representa.



1
#

Una simbólica carroza para Teté Coustarot en el desfile de la Fiesta Nacional de la Manzana.

2
#

Kevin Calfiñir se convirtió en el primer embajador de la zona.

3
#

4
#

5
#

6
#

7
#

“¡No puede dejar de haber reinas! ¡Se tienen que seguir eligiendo!”, exclama Teté Coustarot, conductora radial y televisiva que tiene en su historial el haber sido la primera soberana de la Manzana allá por 1966.

Pero son cada vez más las fiestas nacionales, provinciales y municipales que abandonan cetro y corona por lo que han dado en llamar representantes o embajadores. Sorprende cuántos y no es invento patagónico, en todo el país sucede lo mismo.

Toman como fundamento la ley nacional 26485 que habla de la violencia simbólica hacia las mujeres y “que tiene que ver con esos espacios de la publicidad, las elecciones de reina, los concursos de belleza donde las mujeres estamos vistas como un objeto, donde tenemos que decir cuánto pesamos, cuánto medimos, cumplir determinados requisitos, donde hay un jurado que nos dice si está bien o si está mal lo que nuestro cuerpo es”, explica la concejala viedmense Mariana Arregui, impulsora del proyecto que derogó las reinas en la comarca.

Y no sólo Viedma se volcó al cambio. También las fiestas del Mar, de la Nieve, de la Fruta Fina, de los Jardines, El Bolsón, Bariloche, Villa La Angostura, Neuquén, Cipolletti, Jacobacci, Choele Choel, Río Colorado, por nombrar algunos, han abandonado la monarquía.

Otros, como Catriel o Cutral Co, siguen eligiendo reina pero con un reglamento mucho menos restrictivo. “Aplaudimos cualquier tipo de cambio que vaya rompiendo estas estructuras”, señala Arregui, y agrega que “es un proceso que va a llevar su tiempo porque son cuestiones muy arraigadas de las culturas”.

“A mí me parece una visión muy sesgada y de poco conocimiento de lo que significan las fiestas populares en el país”, dice Teté. “Cada una de las chicas representa un pueblo, una ciudad; representa una fiesta que celebra el trabajo y la producción de su lugar”. Y continúa: “Estoy en contra de un concurso de colas, pero no hay que confundir una cosa con otra. Estas chicas representan lo que somos las mujeres hoy: hablan de una vocación, son mujeres que trabajan, que estudian”...

El debate necesario

“En mi casa no había un espejo de cuerpo entero, como para veas que uno no estaba pendiente de la imagen –recuerda Teté–. Era una época en que no había redes sociales ni toda la incentivación que hay hoy del culto al cuerpo y a la belleza”.

Desde aquella manzanera noche de 1966 a hoy, mucha agua pasó bajo el puente.

Cuenta Teté que cuando ella empezó como modelo “éramos todas flacas naturalmente”, no hacían dietas ni iban al gimnasio. “Después se comenzó a poner más énfasis en el cuerpo. Empezaron las cirugías, las dietas restrictivas y para algunas chicas se convirtió en una obsesión”.

Los patrones de belleza se volvieron cada vez más rígidos, más exigentes, y “en eso influyó mucho la televisión con los estereotipos femeninos”, explica .

Y romper ese estereotipo es lo que viene sucediendo con las fiestas nacionales, provinciales o locales, relacionado con un cambio en la sociedad que comienza a tener una mirada más integral y de mayor apertura.

“Al poner sobre la mesa estos temas para hacer una ordenanza, se generan espacios de debate a nivel social, de discusión, comentarios en las redes sociales y todo eso es necesario para el cambio”, destaca la concejala.

La primera que se animó

Corría enero del 2012. Agustina Salas, roquense, de 18 años y trans, pidió hablar con la comisión de reinas de la Fiesta del Golfo Azul.

Ella quería presentarse pero sabía que podía encontrar muchos obstáculos.

“Nunca tuvieron problema, lo único que me aclararon es que seguramente se iban a decir muchas cosas”.

El jurado también le explicó que, en caso de ganar, iban a tener que usar el nombre, el que figuraba en su DNI –la ley de Identidad de Género fue sancionada unos meses después–.

Pero no todo fue color de rosa. “Durante la fiesta, una de las chicas que nos ayudaban a cambiar me dijo: ‘Vos te vas a postular con todos los rollos que tenés y encima sos trans’... Fue muy doloroso”, recuerda Agustina.

“También en las redes la mayoría eran comentarios espantosos e insultantes. Lo que yo contestaba es que al menos tenía el valor de mostrarme tal cual soy”.

Pese a todo resultó “una experiencia hermosa”, asegura: “Era tan chica y me llamaban de todos lados...”.

La mamá sin corona

Tamara Fernández tenía todas las características que se suponen perfectas para ganar cualquier concurso según los estándares: flaca, alta, bella, armoniosa.

Y después de tantas ganas y esfuerzo había sido elegida Miss Mundo Neuquén para competir en Buenos Aires por el título mundial 2016.

Estaba feliz, pero la sonrisa le duró muy poco.

¿Qué estaba mal? “Después de haberme elegido, me dijeron que no podía ser miss porque era mamá, cuando yo participé de todo el concurso con mi hija, incluso le daba de amamantar en las pruebas de vestido”, explica Tamara.

Este es uno de los cambios que se vienen dando en las nuevas reglamentaciones de concursos, porque prácticamente en todos, además de determinada altura y edad, se exigía a las postulantes que no tuvieran hijos ni pareja.

Contra el bullying

La catrielense Candela Cuevas es un ejemplo de que querer es poder y que los prejuicios sólo detienen al que no lo intenta.

Con 17 años y un historial de bullying por sobrepeso, es la reina de su ciudad desde junio pasado.

“Nunca antes se había postulado una piba gordita, pero la verdad es que he recibido el apoyo de todo Catriel”, cuenta feliz, y aclara que “quería romper los estereotipos, era un puntapié para que otras chicas con mis condiciones pudieran hacerlo. Y la gente se emocionó mucho”.

P- ¿Cómo ves los cambios que se están dando sobre las elecciones a reina?

R- Muchos hablan sin saber y nos dejan como las tontitas, las que quieren ser reinas nomás. Pero se trata de promover la cultura de tu ciudad para que otras personas la conozcan.

El embajador del pueblo

“Estoy muy contento de poder trabajar para mi ciudad”, dice Kevin Calfiñir (18 años), primer embajador de Río Colorado, que en la fiesta aniversario de la localidad, de este año, amplió la convocatoria a hombres y mujeres.

“Mi primer objetivo era tratar de ayudar a Río Colorado en el tema de los lugares públicos y trabajar con los chicos que están en situación de adicciones”, explica Kevin, y para eso, dice, “camino mucho por el pueblo y veo muchas cosas que están pasando o lugares que están destrozados y voy proponiendo a las distintas áreas de la municipalidad parquizaciones, refacciones, actividades”.

Para Kevin, lo más importante es que la elección de embajadores es una propuesta diferente y abierta para los jóvenes.

“Hay que apuntar y ayudar mucho a los jóvenes”, concluye el primer embajador.

Debut y despedida

en Fernández Oro

El Concejo Deliberante de Fernández Oro aprobó una ordenanza que le prohíbe al municipio fomentar, participar o convocar a certámenes de belleza.

Lo hizo tras la polémica que surgió este año cuando se decidió, por primera vez, elegir reina durante los festejos del aniversario, el 19 de mayo.

“Las chicas van felices, nadie las obliga. Ellas eligen representar a su ciudad y hay que respetar la elección de cada uno”.

Teté Coustarot fue reina en la primera Fiesta Nacional de la Manzana, en 1966.

Viedma fue el primer municipio de Río Negro en promover una elección sin límites de edad, parámetros físicos o sexo determinado. Su proyecto tuvo reconocimiento nacional.

“Después de elegirme me dijeron que no podía ser Miss porque era mamá, cuando yo participé de todo el concurso con mi hija”.

Tamara Fernández, elegida Miss Mundo Neuquén. Quedó sin corona.

“Cuando convocaron a embajador me pareció genial. Está bueno que se les dé lugar a ambos sexos”.

Kevin Calfiñir, embajador de Río Colorado, elegido en la fiesta aniversario.

“En la fiesta, una de las chicas me dijo: ‘Vos te vas a postular con todos los rollos que tenés, y encima sos trans’... Fue muy doloroso”.

Agustina Salas, roquense, se presentó en la Fiesta del Golfo Azul.

“Hay que animarse, no pensar tanto. Te puede ir bien o te puede ir mal, pero de todo aprendés muchísimo”.

Candela Cuevas, reina de Catriel, que “quería romper los estereotipos”.

es la ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, en la que se basan estos cambios.

26485

leelo en www.rionegro.com.ar

Datos

“Las chicas van felices, nadie las obliga. Ellas eligen representar a su ciudad y hay que respetar la elección de cada uno”.
Viedma fue el primer municipio de Río Negro en promover una elección sin límites de edad, parámetros físicos o sexo determinado. Su proyecto tuvo reconocimiento nacional.
“Después de elegirme me dijeron que no podía ser Miss porque era mamá, cuando yo participé de todo el concurso con mi hija”.
“Cuando convocaron a embajador me pareció genial. Está bueno que se les dé lugar a ambos sexos”.
“En la fiesta, una de las chicas me dijo: ‘Vos te vas a postular con todos los rollos que tenés, y encima sos trans’... Fue muy doloroso”.
“Hay que animarse, no pensar tanto. Te puede ir bien o te puede ir mal, pero de todo aprendés muchísimo”.
leelo en www.rionegro.com.ar

Comentarios


De la reina de belleza al embajador del pueblo