De qué se quejan los vecinos de San Antonio

La denuncia contra el caramelo en polvo sin etiqueta también llegó a la delegación de Comercio Interior.



SAN ANTONIO OESTE (Especial).- Alimentos sin los rótulos que indiquen fecha de elaboración y vencimiento, comercios que no exhiben lista de precios, productos de origen dudoso y sin la etiqueta de distribuidores responsables e incumplimientos de contratos en la adquisición de créditos bancarios son sólo algunos de los reclamos que se reciben en la oficina de Defensa del Consumidor que desde el 15 de marzo funciona en calle Moreno 111 de San Antonio.

Aunque todavía no se informó, está todo dispuesto para que las oficinas que hoy funcionan en las remodeladas instalaciones del Crear y la Secretaría de Turismo local, comiencen a hacerlo a partir de los próximos meses en donde antiguamente atendió al público la Dirección General de Rentas, es decir en Victoria 148.

De acuerdo con la información que brindó su responsable, Américo Rodríguez, en la oficina se realizan tareas vinculadas con la defensa de los habitantes en el consumo y uso de bienes y servicios, metodología legal, comercio, abastecimiento y lealtad comercial.

Las personas que tengan alguna duda o bien que quieran presentar alguna queja, pueden hacerlo de lunes a viernes, de 9 a 11.

Con respecto a los reclamos, en la oficina se recibieron por lo menos 15 denuncias desde marzo hasta la fecha.

La causa de la poca cantidad de presentaciones "es porque la gente es muy reticente a formular las denuncias"; por eso "toda persona (usuario o consumidor) que vea afectado o vulnerado sus derechos puede efectuar un reclamo", dijo Rodríguez.

Para detectar posibles irregularidades en este sentido, los usuarios están facultados para formular una denuncia sólo completando "un formulario tipo donde el que denuncia debe citar el motivo de su reclamo y presentar los comprobantes a los efectos de poder comprobar cuánto hay de cierto, o no, en lo que se denuncia", sostuvo el funcionario.

Otro aspecto por demás importante fue el que se recibió a modo de denuncia anónima de una mujer en la oficina. Allí advirtió que en San Antonio, también, comenzó a venderse un caramelo de dudoso origen por no poseer la etiqueta de responsable, fecha de elaboración, vencimiento, o bien la autorización por los órganos competentes.

Se trata del caramelo en polvo que empezó a venderse en las escuelas -y del que se conoció por los medios- en un tubito sellado conteniendo azúcar con colorante de cuatro tonalidades, aditivo y una efervescencia similar a otros dulces.

En este caso -aclaró Rodríguez- es la obligación del usuario y también del co

merciante que el producto contenga el rótulo de elaboración, origen y vencimiento, en un lugar bien visible a los ojos del consumidor. La importancia de que se evite el consumo está dada en que el dulce será enviado a las autoridades de salud ambiental para ser -como en Neuquén- sometido a un proceso de investigación a cargo de profesionales de Bromatología. También, "como lo viene haciendo la Dirección General de Comercio Interior de Río Negro, a nuestra oficina le corresponde hacer cumplir con las obligaciones conformes a las leyes de lealtad comercial (22802), y otras reglamentaciones vigentes", con el propósito de proteger y dar seguridad "a los consumidores", explicó Rodríguez.

Controlan comercios también en Las Grutas

La oficina de Defensa al Consumidor también hace las veces de contralor al exigir a los comercios la exhibición de precios, ofrecer y vender alimentos frescos, en buen estado, rotulados, debidamente autorizados por responsables y respaldados por Bromatología Sanitaria.

En este caso, a través de los rótulos es una buena forma de informarse "sobre las características particulares de los alimentos, preparación, manipulación, conservación de sus propiedades nutricionales y contenido", indicó Rodríguez.

Además, de verificar las normas fiscales la oficina controla el funcionamiento de surtidores de expendio de combustibles, básculas y balanzas.

En temporadas de verano, sobre todo, cuando hay cierta afluencia de turismo, Las Grutas se transforma en un lugar ideal para "adulterar el funcionamiento de las balanzas, o bien por no entregar factura, tickets y prestar servicios de alquiler en forma engañosa", dijo Rodríguez.

No obstante, el usuario, siempre y cuando surjan, puede formular reclamos en la oficinas por no respetarse las leyes comerciales y también por "la precariedad en la prestación de los servicios de hospedaje, transporte y de obras en construcción".


Comentarios


De qué se quejan los vecinos de San Antonio