“Las abejas son un gran indicador de la salud de nuestro medioambiente”

07 sep 2018 - 00:00

En el 2004, el cineasta Sergio Arau filmó su película “Un día sin mexicanos” en la que narraba cómo sería California si de un día para otro desaparecieran los migrantes latinos y el desastre que eso significaría para la economía y la vida diaria. Arau buscaba despertar conciencia de cómo algunos procesos sociales como las migraciones, invisibles en el día a día, terminan siendo esenciales, a pesar de los prejuicios. Haciendo un paralelismo, la desaparición de agentes polinizadores en todo el mundo, incluyendo nuestra Patagonia, suele pasar desapercibida para el común de la gente, pero para los científicos de todo el mundo es una enorme preocupación, dado su rol clave no sólo en la agricultura sino en el medioambiente en general.

Al respecto, “Debates” dialogó con Lucas Garibaldi, ingeniero agrónomo e investigador del Conicet, que dirige desde hace años una investigación sobre este tema en el Instituto de Investigaciones en Recursos Naturales, Agroecología y Desarrollo Rural (Inrad) de la UNRN. En el 2014 lideró un trabajo 49 profesionales de 19 países sobre el rol de los insectos silvestres en la polinización y los efectos de su desaparición en muchos ambientes agrícolas. En mayo fue invitado a dictar una conferencia por el Día Mundial de las Abejas en la ciudad de Zirovnica (Eslovenia) junto a expositores locales y de India, Rumania, Alemania, Italia, República Checa, Bélgica, Israel y Argentina.

P- ¿Qué pasaría en nuestros ecosistemas de la Patagonia Andina y el Alto Valle si de un día para otro desaparecieran las abejas?

R- Pasarían muchas cosas y no muy buenas. En primer lugar porque las abejas cumplen un rol en la polinización tanto de cultivos como de plantas silvestres. Promueven la formación de frutos y semillas que nosotros consumimos y son importantes para nuestro bienestar. En segundo lugar, las abejas son un indicador de la salud del medio ambiente: es decir si hay muchas abejas implica que el medio ambiente es más saludable para el ser humano, y cuando no están implica que esos ambientes son menos amigables y menos saludables en un montón de aspectos: aire para respirar sin agroquímicos, aguas limpias, etcétera. En tercer lugar las abejas también contribuyen a la polinización de vegetales silvestres, es decir que muchas plantas que protegen nuestras fuentes de agua o que reciclan el dióxido de carbono en oxígeno también dependen de las abejas y de otros animales para reproducirse. Porque las abejas no son los únicos que realizan la polinización: hay escarabajos, moscas , mariposas, murciélagos, aves...

P- Esto a menudo no es percibido por el hombre...

R- La mayor parte de la gente vive en ciudades, y entonces no les resulta claro cuál es para ellos la relación entre su calidad de vida y la presencia de las abejas, pero sin dudas hay una relación muy importante porque estas grandes ciudades están conectadas a través de servicios del agua que teman , del aire que respira su gente y productos que compran de los sistemas rurales ubicados a kilómetros de distancia. Si estos sistemas rurales se degradan, la calidad de vida en las ciudades también se degrada. Hya muhcos aspectos culturales y sociales asociados a las abejas. Si desaparecen las abejas desaparecen lugares naturales donde vamos a esparcirnos, fundamentales para su vida. Cuánto paga la gente por tener más luz, sol, parques , ríos sin contaminación...esos lugares también les gustan a las abejas. Si esos ambientes se degradan para las abejas también los hacen para el ser humano.

P- ¿Tenemos ventajas para la producción apícola en nuestros ambientes patagónicos? ¿Tiene particularidades la actividad de las abejas en nuestra zona?

R- Sin duda en Patagonia se puede hacer apicultura sustentable tanto en ambientes cultivados como en el ambiente del bosque silvestre. Por ejemplo, la miel de radal es una variedad muy valorada en el mundo. La Patagonia también tiene zonas con grandes extensiones de cultivos frutales, que dependen en gran medida de polinizadores, es decir que si hay abejas éstas van a producir más. Por ejemplo: si hay una buena polinización tenemos más peras, más manzanas, más ciruelas o almendras y de mejor calidad y eso es importante para la producción agrícola. Creo que en nuestra zona se pueden armar convenios entre apicultores y agricultores para potenciar la actividad en la región. Cuando pensamos en la abeja por ahí se nos viene a la mente la melífera que es la más famosa en el mundo, pero hay aproximadamente 20.000 especies de abejas en el planeta y hay muchísimas otras que también son parámetro de supervivencia, y es importante brindar hábitat no solamente para la abeja melífera sino también para las abejas silvestres, cuyo rol nos beneficia de manera importante.

P- ¿Está disminuyendo la población apícola en nuestros ambientes patagónicos como sucede en otros lados del país y el mundo? ¿A qué se debe este fenómeno?

R- En este momento aún no manejo datos completos de Patagonia. Nosotros hemos hecho varias encuestas y estamos procesando los datos (NdR: en Neuquén, el centro Pyme informó que hay alrededor de 23.000 colmenas activas de las cuales se extraen entre 300 y 500 toneladas de miel por año, un repunte respecto de años anteriores). A nivel de Argentina te puedo decir que el sector apícola en general está en crisis y es una crisis muy importante porque se está reduciendo el número de apicultores y la producción de miel en todo el país. La apicultura es una actividad económica muy importante. Argentina supo ser en alguna época el primer exportador de miel en el mundo. Es una actividad económica para pequeños emprendedores, porque no se necesita mucho capital para ingresar a la actividad, y entonces genera desarrollo local, arraigo rural. Es una actividad muy interesante que bien manejada contribuir al bienestar de la población.

P- ¿Qué rol tiene el hombre en este deterioro y que se puede hacer?

R- De todo lo que se podría hacer, hay cuestiones ambientales y cuestiones de mercado. Desde el punto de vista de las cuestiones ambientales, modificar el modelo agropecuario actual, el monocultivo con gran uso de agroquímicos y homogeneización del paisaje muy importantes. Desde el punto de vista económico es importante proteger nuestros mercados. Hay problemas con los precios de la miel a nivel internacional, que están bajos y ciertos países hacen cosas ilegales, tienen problemas con miel adulterada . También está empezando a haber problemas con Argentina. Su miel suele ser muy bien considerada en el mundo, pero también hay problemas con el uso de agroquimicos. Desde el punto de vista local es importante que los apicultores se forman en cooperativas, que traten de vender un producto final de calidad.

Lucas Garibaldi realiza desde hace años una intensa investigación sobre el rol de los polinizadores en los cultivos del Alto Valle y la Zona Andina. Su disminución por acción humana directa o indirecta causa enormes perjuicios.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.