“Del buen nombre y honor”

En la página web del Iadep se desarrolla con amplitud y claridad la misión del organismo, las medidas a instrumentar y el desarrollo de la actividad productiva en la provincia como meta fundamental. En cumplimiento de su misión institucional indicada, en octubre del 2005 el Iadep otorgó a una empresa dedicada a la venta de electrodomésticos, a la que el gobierno provincial le había adjudicado, con fecha 4 de agosto de 2004, 146 hectáreas de tierra en la zona de Picún Leufú, un crédito por la suma de $ 2.750.000 para desarrollar un proyecto de plantación de nogales en el marco de la ley 263. Aquí aparece una primera observación a la adjudicación realizada por el Estado Neuquino. En efecto el artículo 1 de la ley citada prescribe: “El Poder Ejecutivo promoverá el cumplimiento de la función social de la tierra fiscal mediante su arrendamiento y enajenación en forma progresiva y orgánica a favor de los auténticos trabajadores del campo. ”Declárese norma fundamental, para la interpretación y aplicación de esta ley, el concepto de que la tierra no debe constituir un bien de renta sino un instrumento de trabajo. El objetivo principal de la ley es la protección del campesinado y la reactivación de la tierra fiscal”. Difícilmente una empresa dedicada a la venta de artículos electrodomésticos se encuentre entre “...los auténticos trabajadores del campo” y así, desde el vamos, nos encontramos con una dificultad insalvable para considerar legítima la adjudicación efectuada en agosto del 2004, por carecer los beneficiarios de los requisitos fijados en la prescripción indicada (ver diario “Río Negro” del 21 de marzo pasado, página 7). Por otra parte, los adjudicatarios del crédito entregaron como garantía de la operación que fue aceptada por el Iadep la misma tierra que le había adjudicado la provincia y que al tiempo de percibir el crédito aún formaba parte del patrimonio provincial. Ignoro cuál ha sido el grado de desarrollo que al presente tiene la plantación de nogales, pero en principio existió una grave inadvertencia de parte del Iadep al aceptar, como garantía del relevante crédito, tierra que pertenecía al Estado neuquino. En otras palabras: se entregó un crédito de $ 2.750.000 sin garantía alguna. No es un detalle menor señalar que al presente la empresa que obtuvo la adjudicación de la tierra de manera ilegal y el trascendente préstamo se encuentra en mora respecto al pago del citado beneficio. El hecho narrado es una burla sin pudor al neuquino de todos los días, al hombre y a la mujer común que luchan por sobrevivir con un trabajo con retribución magra en el mejor de los casos. Esos que únicamente utilizan sus manos y su inteligencia para ganarse con transparencia y honestidad el pan de cada día. Obviamente los imputados presentarán en su defensa razones de peso que el fiscal apreciará como fundamento suficiente para pedir el sobreseimiento o absolución de todos los afectados, sin que este injusto proceso afecte el buen nombre y honor de cada uno de ellos. Héctor Luis Manchini, DNI 7.779.947 San Martín de los Andes

Héctor Luis Manchini, DNI 7.779.947 San Martín de los Andes


Comentarios


“Del buen nombre y honor”