Del sueño a la pesadilla

<b>La peor caídade Cipolletti fuera de casa: ganaba 3-0 en Madryny terminó perdiendo 4-3.</b>





#

&amp;lt;b&amp;gt;En la costa sureña Cipolletti perdió un partido de locos. Sumó su séptima derrota en fila de visitante y ahora afrontará una minipretemporada.&amp;lt;/b&amp;gt;

PUERTO MADRYN (AC).- Increíble. No se puede definir de otra forma. Cipolletti ganaba por tres goles en esta ciudad y parecía que había carnaval albinegro, pero Brown, uno de los equipos más flojos del Argentino A, le dio vuelta el resultado, lo venció por 4-3 y le propinó la séptima derrota en fila de visitante.

El equipo de Rogger Morales terminó el 2012 de la peor manera, aunque se mantiene en la tercera colocación en la tabla de posiciones y en zona de clasificación. Ahora se vienen tiempos de replanteos y de confirmaciones. Se sabe que habrá jugadores ‘cortados’, que existe un refuerzo al caer, aunque también habrá que ver si los jóvenes dirigentes confirman la continuidad de Morales.

Los primeros 45’ de Cipolletti fueron una mezcla de sensaciones. Y pasó de gozar a sufrir ya que a los 28 ganaba 3-0, pero en 13 minutos el local se le puso a un tanto de ventaja.

Los primeros 20’ del albinegro fueron de ensueño. La defensa no pasó sofocones, el medio manejó con prestancia el balón y hubo contundencia en los últimos metros. El partido comenzó de la mejor forma porque antes de cumplirse los 2’ ya estaba en ventaja. Fue en la primera contra que cayó el 1-0, con un lapidario zapatazo de afuera del área de Santiago Vergara, lo mejor en ese lapso. Brown no alcanzó a reaccionar cuando el Albinegro pegó otra vez. Primero el pibe Alejandro Ortíz desperdició una chance ante Sebastián Pereyra y un minuto después, a los 5’, tuvo su revancha y no la desaprovechó, tras un pase de Vergara (2-0). La defensa local era un caos y Ortíz casi aumenta a los 17, pero se apuró. Diego Giménez disparó por arriba en la primera clara de Brown y a la vuelta Cipo se puso 3-0, cuando Vergara otra vez habilitó a Ortíz y el chico marcó su primer doblete en la categoría.

Parecía que se armaba una fiesta albinegra en la costa sureña, pero a los 36 descontó Giménez y sobre los 41 falló Guillermo Ferreyra y Gonzalo Parisi puso a su equipo a tiro. A esa altura, ‘Cipo’ había perdido el medio y terminó contra las cuerdas.

Parisi fue el que terminó de materializar la pesadilla albinegra. Porque en el despertar del complemento apareció por el segundo palo –nuevo desborde a Alegría– y definió de cabeza, para empatar las cosas. Y luego, ya sobre los 11, aprovechó un cúmulo de errores de la defensa visitante para poner en éxtasis al puñado de hinchas locales que asistió al “Raúl Conti”.

Lo increíble sucedía. Cipolletti pasaba de ganar 3-0 a perder 4-3. Y se quedó sin reacción. Tanto, que desde ahí llegó poco y nada hasta el arco de enfrente. Morales movió el banco pero nada. Y sólo Vergara mostró por momentos los caminos. En el final fue el volante del mechón canoso quien casi marca de tiro libre y, luego, Damián Jara estuvo a punto de empatar de cabeza. Pero no pudo ser, y el año se cerró de manera impensada para Cipolletti.

ARGENTINO A


Comentarios


Del sueño a la pesadilla