Denuncian falencias en el hospital de Centenario

Médicos y enfermeras plantearon los problemas en una asamblea.



CENTENARIO (ACE).- Los profesionales del hospital de Centenario denunciaron que en el nosocomio se carece de medicamentos para atender hasta las emergencias, están saturados de trabajo por la falta de nombramientos y que los problemas del edificio no resisten más demoras en arreglos y ampliaciones.

Los médicos y enfermeras realizaron ayer una asamblea en la que detallaron los graves inconvenientes en el nosocomio que es cabecera para otros centros de menor complejidad, como el hospital del Chañar, el de Rincón o el centro de Salud de Añelo.

"Si hay dos emergencias simultáneas, el hospital se declara en catástrofe, porque no las puede atender, así es que se deriva a Neuquén", indicaron los trabajadores sanitarios. Agregaron que el nosocomio está postergado hace más de cinco años debido a los planes de construcción del nuevo hospital, aunque recalcaron que "mientras se construye o comienza la obra del nuevo, aquí hay necesidades para funcionar hoy". El personal realizó ayer una asamblea donde se denunciaron las falencias, ya que aseguraron que fueron infructuosas las gestiones realizadas por nota. Se mostraron esperanzados en la visita de un funcionario de la subsecretaría de Salud para el 2 de mayo, según un compromiso verbal obtenido la semana pasada.

La directora del hospital, María Elena Mondino, quitó dramatismo al planteo de los profesionales. Reconoció que se requiere de dos ambulancias más y el nombramiento de médicos generalistas y enfermeras, pero aclaró que "no es un hospital en el que esté en riesgo la gente". Aseguró que la falta de medicamentos "no es una situación crítica", reconoció que el hospital requiere de "reformas", aunque aseguró que según los informes de la provincia "estamos en las últimas instancias para que se haga un hospital nuevo".

Pero la visión de los profesionales es drástica. La médica María Laura Scandini, con 11 años en el hospital, detalló que allí trabajan 23 médicos, la misma planta de profesionales que en la década del 80 cuando la población se estimaba en unos 18.000 habitantes. Ahora se calcula que viven unas 35.000 personas en esta ciudad

La falta de espacio causa que los médicos se disputen por la mañana los dos consultorios existentes, en tanto las personas que tienen que realizar extracciones de sangre para análisis, deben hacer cola en el patio del hospital, porque no existe una sala de espera. La situación empeora en el invierno, cuando los pacientes esperan su turno de extracción a la intemperie.

"No hay medicamentos importantes, aun para la emergencia", se quejaron los profesionales y ejemplificaron que después de las 18 "no queda ni una dipirona". Como un detalle tragicómico señalaron que guardan celosamente los remedios que logran de los visitadores médicos y que cuando acompañan a un paciente a Neuquén, piden los medicamentos en el nosocomio regional "para asegurarnos que el paciente tenga lo que necesita", dijo otro médico.

La única ambulancia con la que cuenta el hospital fue comprada hace ocho años por un "grupo de apoyo". El vehículo se utiliza "como utilitario", manifestaron los profesionales ya que se usa para los traslados programados, para derivaciones a Neuquén o para una emergencia. "A veces cuando hay un accidente, la ambulancia está en un trámite o en un traslado, y hay que acudir a una ambulancia del ámbito privado. No hay un vehículo destinado a la urgencia", se quejaron.

Los profesionales destacaron como imperioso el nombramiento de un pediatra, un médico clínico y dos enfermeras. Actualmente la planta de enfermeras apenas supera las 40 personas, cuando las estimaciones sanitarias plantean que se requiere de tres auxiliares por médico. "En Centenario ni siquiera alcanzamos a la estadística de dos enfermeras por profesional", dijo.

La internación pediátrica está limitada

CENTENARIO (ACE).- El hospital de Centenario tiene sólo seis camas habilitadas para la internación de niños, ya que si bien cuentan con 10 lugares para los pequeños, el personal sólo puede dedicarse a pleno para atender a seis.

Así lo explicó la pediatra Mónica De Luca, quien detalló que además de contar con una pediatra menos desde hace dos años, la falta de enfermeras impide poder prestar atención sanitaria a más de seis niños internados. La sala de internación pediátrica fue refaccionada el año pasado por filtraciones de lluvia, pero este año las manchas de humedad volvieron a asomar en las zonas críticas cerca de la luz del techo.

Ayer una embarazada a punto de dar a luz daba vueltas por un pasillo interno. Los médicos explicaron que no hay espacio físico para una sala de prepartos, por lo que las mujeres prontas a parir deben compartir la misma habitación con otras pacientes con diversas patologías.

Pese a que el nosocomio tiene complejidad 4, desde hace varios años que no cuenta con quirófano. Ese espacio está reservado únicamente para los partos, el resto de las intervenciones se deriva al hospital Neuquén.

De Luca se quejó porque falta instrumental básico, como por ejemplo un saturómetro que se rompió el año pasado. "Cualquier hospital de menor complejidad cuenta con este aparato. Es para medir el oxígeno en la sangre y detectar problemas respiratorios, esencial en el invierno con los chiquitos, pero no lo tenemos", dijo.

La sobrecarga de atención en los consultorios provoca una derivación creciente de pacientes a la guardia, que debería funcionar sólo para las urgencias. Según las estadísticas de los médicos, actualmente los dos profesionales de guardia atienden un promedio de 140 consultas diarias, mientras que hace cinco años promediaban los 75 y hace 10 sólo llegaban a 40 por día.


Comentarios


Denuncian falencias en el hospital de Centenario