La violencia dijo presente en el cierre de la Liga Profesional de Fútbol

Varios minutos de tensión se vivieron mientras se desarrollaba el encuentro entre Central Córdoba y Atlético Tucumán. Luego, en Avellaneda, hinchas de Independiente vandalizaron la sede de Racing y amenazaron a los socios que se encontraban en el interior.

La violencia esta tarde sumó otro capítulo en la última fecha de la Liga Profesional en dos oportunidades. El primero, ocasionado por «hinchas neutrales» en el estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero, mientras que el segundo, por parte de simpatizantes de Independientes, quienes provocaron disturbios en la sede de Racing.

El primero ocurrió en el encuentro entre Central Córdoba y Atlético Tucumán en Santiago del Estero, cuando el árbitro se vio obligado de detener el juego a los 30 minutos del primer tiempo.

Transcurría el minuto 11 cuando el árbitro, Andrés Gariano, decidió parar el juego cuando registró un desborde en una de las plateas entre hinchas de uno y otro equipo que intentaban agredirse.

Los incidentes se originaron entre el público local, quienes descubrieron a simpatizantes de Atlético Tucumán infiltrados bajo la figura de «hinchas neutrales» en un sector habilitado para los fanáticos del Ferroviario.

En un intento de apaciguar las aguas, los jugadores preocupados por la presencia de familiares en una zona cercana a la de los incidentes, se acercaron al sector para solicitad calma.

Gariano mantuvo la decisión de detener el juego hasta recibir el compromiso del jefe de operativo de seguridad sobre la posibilidad de reanudar el encuentro, algo que sucedió cuando la interrupción cumplió media hora.

Otro suceso se dio cuando un grupo de hinchas de Independiente vandalizó la sede social de Racing Club en la previa del partido ante Boca Juniors que se jugó por la tarde en el estadio Libertadores de América-Ricardo Enrique Bochini.

Y es que, cuando el micro se dirigía hacia la cancha, decidió hacer una para frente a la sede de La Academia para provocar daños en el sitio.

En principio, los fanáticos del Rojo, encendieron bengalas de humo rojo pero luego tiraron las vallas ubicadas en la entrada, desafiaron la seguridad del lugar e hicieron gestos amenazantes a los socios que se encontraban en su interior mientras golpeaban los vidrios de la fachada.

Los incidentes fueron filmados por personas que circulaban en cercanías al lugar y también por socios de Racing que realizaban actividades en las instalaciones.

En ese contexto, se cerró la sede y los hinchas de Independiente regresaron al micro para continuar con su viaje al Libertadores de América.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios