Después de 35 años en el petróleo creó su propia empresa

Nació en Cutral Co y junto a su hijo fundaron una firma con servicios de campo que pocas compañías tienen. Buscan dar el salto desde los yacimientos maduros a los no convencionales de Vaca Muerta.

César Marín trabajó 35 años en YPF hasta su jubilación, en 2005. Pudo haberse quedado a disfrutar de los beneficios del retiro luego de tantos años de dura tarea, pero este nativo de Cutral Co decidió asumir el desafío de crear una pyme de servicios petroleros para desarrollar toda su experiencia y generar una fuente laboral.

Junto con su hijo Mauro, que se desempeña como gerente general, –luego incorporaron otro socio– fundó Wellbore Petrol Services (WPS) y comenzaron con servicios vinculados al campo y reparación de válvulas en los talleres. “Yo le puse el nombre, la inscribí y organicé la parte administrativa, pero también me ponía el mameluco porque trabajábamos de lunes a lunes”, comenta Mauro.

Mudándose de un lugar a otro y adaptándolo a las necesidades, ahora disponen de un terreno en el Parque Industrial de Centenario. “Estamos finalizando el proyecto y estimamos que en marzo, con el galpón y los talleres finalizados, nos instalaremos allí definitivamente. Nuestro negocio ha crecido mucho y necesitábamos tener un lugar acorde y salir de la zona urbana por el movimiento de los camiones”, explicó.

Hoy, con 40 empleados, la empresa tiene cuatro líneas de negocios: una se dedica al mantenimiento y reparación de equipos de superficie, principalmente válvulas; la segunda atiende los servicios en el campo, en general en la etapa de producción del pozo; otra línea es la de alquileres de piletas, trailers, tanques, es decir todo lo necesario para el campamento en yacimiento.

“La cuarta línea es la más importante, la niña mimada de la empresa que creamos este año, donde hacemos la calibración de instrumentos de medición de campo. Hay demanda pero casi no existen empresas dedicadas a ese tema, por suerte el mercado está respondiendo”, aseguró Mauro.

Padre e hijo tienen otro motivo de orgullo: trajeron desde Houston un taller que desarrollaron en conjunto con una empresa holandesa para reparación de válvulas. César explicó que “es un taller móvil, único en la cuenca, para el que estamos terminando de hacer los protocolos y pueda salir a campo”.

“La empresa está preparada para ofrecer servicios integrales a las operadoras. Tenemos 14 dadas de alta, pero el mayor volumen es con YPF, que marca el ritmo del mercado. Salvo esporádicas experiencias en otros lugares del país, siempre trabajamos en la cuenca neuquina. Hoy la explotación convencional explica el 60 por ciento de nuestros servicios, por eso incorporamos una base en Añelo”, precisó César.

Como la mayoría de las pymes, WPS fue creciendo con capital propio. “Los créditos son caros y las líneas oficiales tardan mucho, por eso siempre reinvertimos las ganancias para incorporar tecnología y capital de trabajo. Cuando empezamos nuestro único objetivo era sobrevivir, hemos crecido ordenadamente y eso nos permitió llegar a este presente, sin tener que despedir a ningún empleado”, aseguró Mauro.

En números
40
empleados tiene la firma.
Tiene una base en Añelo y
está por inaugurar una sede en el PI de Centenario.
60%
de los trabajos que realiza la empresa están vinculados a los hidrocarburos convencionales.
Expectativas de reactivación para 2018 de la mano de los proyectos de gas

“Me recibí de abogado en la Universidad Católica de Salta y siempre me interesó mucho todo lo referido al derecho empresarial pero en vez de hacer algún posgrado de la carrera me metí de lleno a trabajar con mi padre”, dice Mauro Marín, hoy gerente de WPS.

César se encarga de la parte comercial y sabe lo que es ser empleado: trabajó 35 años en YPF hasta su jubilación. “Para las empresas extranjeras todo es un número y si tienen que echar gente no se andan con vueltas. Para nosotros, en cambio, desprendernos de un empleado es desprendernos de un compañero de trabajo, de alguien con quien convivimos todos los días. Hoy tenemos 40 personas, pero sabemos que son 40 familias”, señaló.

Mauro aseguró que en la segunda mitad de este año comenzó a notarse una recuperación de la actividad. “Fue sin previo aviso, lo que agarró mal paradas a muchas empresas porque para una pyme es difícil mantener recursos ociosos. Para 2018 esperamos un crecimiento, aunque está todo muy atado a la política; fue muy perjudicial que anunciaran un precio del gas y después aclararan que es sólo para nuevos proyectos, eso hizo caer muchas inversiones”, se lamentó.

Por ahora, dice que es necesario “apuntarle a la eficiencia operativa, ser muy cuidadoso en el manejo de recursos. Rápido, bien y barato es lo que pide la industria y tenemos que adaptarnos a eso”.

Ambos resaltaron como una ventaja de las pymes la versatilidad para adaptarse a cada situación pero plantearon un mayor apoyo gubernamental.

corresponsalía neuquén

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.