Diputados dio media sanción al proyecto de la reforma previsional

El kirchnerismo logró 162 votos a favor, con el respaldo clave de diversas bancadas. Critican la transferencia sin autorización y la incertidumbre por destino de los fondos.

La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada en general por 162 a 75 votos el proyecto de ley gubernamental para estatizar el sistema de jubilaciones privado, luego de duros cruces entre la oposición y la mayoría oficialista y sus aliados.

Después de 13 horas de debate, el Frente para la Victoria (FPV) oficialista logró con amplitud los sufragios necesarios para la medida y se aprestaba a tratar en particular los 22 artículos de la iniciativa del Ejecutivo, que ahora deberá ser debatida por el Senado. Los diputados del FPV hicieron una férrea defensa de eliminar las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) privadas y crear un único sistema previsional estatal. Los opositores cuestionaron en tanto la transferencia sin autorización al Estado del capital de los fondos de pensión, de unos 30.000 millones de dólares, y su incierto destino.

En un áspero debate que se inició minutos antes del mediodía y con una larga lista de oradores, la discusión parecía encaminada en sentido favorable a la iniciativa oficial, ya que en términos generales el kirchnerismo cosechaba el respaldo de varias bancadas como el SI, socialistas, Encuentro Popular y Social, la Concertación, el MPN, Frente Cívico por Santiago y otros bloques unipersonales.

El mayor frente problemático para el gobierno lo presentó su ex aliado Felipe Solá, quien anunció que votaría en contra y formaría un bloque aparte con otros siete legisladores, entre ellos el rionegrino Arriaga. (Ver recuadro)

El presidente de la comisión de Previsión Social, Juan Carlos Roig, defendió la iniciativa y dijo que se está viviendo un hecho «histórico».

La más vehemente fue la ex arista María América González, quien protagonizó un fuerte cruce verbal con su archienemiga Patricia Bullrich.(Ver recuadro) Confesó que votaría «a ciegas el artículo 1» que elimina el sistema privado, porque es cancelar «lo más nefasto de la última década en la Argentina que ha sido la muerte indigna sin poder recuperar su capacidad de vida, de vivir con dignidad de muchos trabajadores».

El santacruceño Juan Acuña Kunz ofició de vocero del dictamen de minoría del radicalismo, ratificó el rechazo de su bloque al propuesto por el FPV-PJ y remarcó que con el embargo en Nueva York de dinero de las AFJP, pedido por fondos buitres, «estamos pagando deuda pública antes de aprobar una ley».

Felipe Solá dijo que la sospecha sobre las motivaciones del Poder Ejecutivo «tiñe todo el debate, que va mucho más allá de la cuestión central que es el futuro de nuestros jubilados y cuál debe ser el mejor proyecto a futuro».

La oposición también cuestionó los métodos K, como el jefe del bloque radical, Oscar Aguad, quien alertó sobre la seguidilla de sesiones especiales convocadas por el oficialismo para considerar asuntos sensibles y esquivar así siete días hábiles previstos en el reglamento del cuerpo para tratar los dictámenes de comisión.

La réplica vino horas después de boca del peronista tucumano Vargas Aignasse, quien le recordó al radicalismo haber utilizado el mecanismo de las sesiones especiales. Por su parte, el moyanista Recalde confesó su «alegría personal de que estemos tratando este proyecto y remarcó que las AFJP «administraron mal pero cobraron bien» sus comisiones.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios