Disturbios en funeral de joven palestino

Miles acompañaron el entierro. Máxima tensión en Jerusalén y territorios.



#

Antes y después de la ceremonia, jóvenes armaron barricadas y se enfrentaron a la policía israelí. AP

EL MUNDO

JERUSALÉN (AFP) – Miles de palestinos participaron ayer en Jerusalén este en los funerales de un joven palestino asesinado el martes en un aparente acto de venganza por el asesinato de tres jóvenes israelíes, en un clima de máxima tensión.

La multitud acompañó el cuerpo sin vida de Mohamad Abu Khdeir, de 16 años, entre una marea de banderas palestinas y cantando “con nuestra sangre y nuestra alma, nos sacrificaremos por el mártir”, hasta su domicilio de Shuafat, un barrio de Jerusalén Este, antes de acudir al cementerio, observaron periodistas de la AFP.

Antes y después del entierro, jóvenes palestinos se enfrentaron con la policía israelí en otros sectores de Jerusalén Este, donde estaban desplegados miles de agentes de la policía para evitar desbordamientos.

Los manifestantes levantaron barricadas y lanzaron piedras contra los policías en la zona oriental de Jerusalén, según las informaciones. Varias decenas de personas resultaron heridas, según indicaron los medios. El portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld, habló sólo de “tensiones”.

Se trata del tercer día consecutivo de violencia desde el secuestro y hallazgo del cuerpo de Abu Khdeir el miércoles, en un aparente acto de venganza por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes el 12 de junio cerca de Hebrón, en el sur de la Cisjordania ocupada.

“Decenas de jóvenes palestinos, con el rostro cubierto, lanzaron piedras a la policía en Ras al Amud”, indicó la policía israelí en su cuenta Twitter, en referencia a este barrio de Jeruslén Este, anexionada y ocupada.

“La policía los ha dispersado con medios de control de disturbios”, una terminología utilizada para referirse a los gases lacrimógenos y cañones ensordecedores.

Los funerales del joven palestino coinciden con el primer viernes de oración del mes sagrado del ayuno del ramadán, que habitualmente atrae a decenas de miles de musulmanes en la explanada de las Mezquitas, lugar sagrado del islam, en la ciudad vieja de Jerusalén. Sin embargo, la multitud era mucho menos numerosa que en otras ocasiones, estimada en unas 8.000 personas, según un portavoz de la policía. Sólo fueron autorizados a acceder para oraciones al Monte del Templo solo hombres mayores de 50 y mujeres.

Debido a las tensiones, en Jerusalén había miles de policías en estado de alerta máxima. La situación era también tensa en la frontera entre Israel y la franja de Gaza.

Otros cuatro cohetes y dos obuses de morteros fueron disparados ayer a la mañana desde Gaza hacia Israel. En paralelo, el ejército israelí envió refuerzos de sus reservistas a los alrededores de la franja para enviar un mensaje de firmeza al movimiento islamista Hamas, que controla el territorio.

En los medios circularon versiones sobre un alto el fuego entre Israel y Hamas por 72 horas pero no hubo confirmación de Israel. Incluso, el El ministro del Exterior israelí, Avigdor Lieberman, advirtió que un alto el fuego sería un “grave error”.


Comentarios


Disturbios en funeral de joven palestino